Futuro criptomonedas
Economía

Las criptomonedas y el futuro del dinero

Muchas de las bases para un futuro digital han sido sentadas. Esto se aplica en diferentes sectores de la vida cotidiana, incluyendo el financiero. Desde hace algunos años la banca online y el pago de servicios en línea se convirtieron en hábitos rutinarios, y la incursión de las criptomonedas amplió nuestro panorama sobre el potencial de un sistema monetario descentralizado.

En un reportaje publicado en periodistadigital.com, se cuestionaba si Bitcoin y otras criptomonedas llegarían a reemplazar el dinero fiduciario. En el artículo se comparaban las funciones de ambos, llegando a la conclusión de que la tecnología Blockchain tiene un potencial de desarrollo más amplio que del dinero fiduciario, por lo cual tienen mejores perspectivas a futuro.

¿Las criptomonedas lograrán romper el Status Quo?

Existe una fuerte tendencia regulatoria sobre las criptomonedas. Algunos países ya reconocen las ventajas de las monedas digitales y el valor de la criptografía dentro de la seguridad bancaria, sin embargo, el dinero digital se convierte en el gran hándicap que deben afrontar los bancos centrales, pues abre debates complejos y le pone cara a cara frente enormes retos tecnológicos.

Hay muchos ejemplos de esto. Por ejemplo, EE.UU desde la Reserva Federal (FED), publicó hace algunos meses un informe donde se evalúan las ventajas y desventajas derivadas de implementar un hipotético ‘dólar digital’. Siguiendo una ruta similar, el Banco Central Europeo inició la fase de investigación sobre el proyecto de un ‘euro digital’.

Por su parte, el Banco Popular de China declaró ilegales las criptomonedas mientras en paralelo instauraba oficialmente el ‘yuan digital’. Lo que está ocurriendo es una transformación completa del sistema bancario y financiero tal como lo conocíamos. Quizás no se produzca de forma dramática, pero las criptomonedas han dado pasos agigantados en la ruptura del Statu Quo.

Argumentos a favor y en contra de las criptomonedas

A pesar de ser una tecnología disruptiva con implicaciones que van más allá del aspecto económico, también son muchas las personas e instituciones que rechazan las criptomonedas. Muchos expertos aseguran que las criptomonedas no alcanzarán nunca el nivel de importancia del dinero fiduciario, pues carecen del respaldo de un Banco Central.

Tampoco tienen soporte de instituciones como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, lo que implicaría dejarlos en posición de incapacidad para intervenir en la regulación del mercado en casos de crisis económica. Además, otro punto que tienen en contra es el hecho de que su valor esté sujeto a volatilidad extrema, algo que ya intentan resolver con las Stablecoins.

Finalmente, el hecho de que no exista ningún mecanismo regulador o institución donde reclamar en casos de estafa, es un tema que siembra desconfianza en una gran parte de los usuarios que prefieren optar por formas conocidas y más fiables de movilizar su capital, como las herramientas de la banca tradicional.

Entonces, si las criptomonedas quedarán sujetas a alguna regulación y consiguieran integrarse con más eficiencia a la rutina cotidiana de las personas, sería posible llegar a considerarlas el reemplazo del dinero tal y como lo conocemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.