Férula de descarga
Salud

Férula de descarga, la mejor solución para el bruxismo

La férula de descarga es un tratamiento eficaz para hacer frente al bruxismo, una de las patologías bucodentales que más sufre la población y que más molestia causa entre quienes la padecen. El bruxismo puede provocar dolores de cabeza y oídos, dolores musculares y desgaste de las piezas dentales.

Un modo de combatir esta afección es mediante las férulas de descarga, pero previamente a explicar en qué consiste este dispositivo, es necesario ampliar información sobre el bruxismo.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo no es una enfermedad como tal, sino un hábito perjudicial para el sistema bucodental. Así, más que una patología en sí, es un síntoma de que algo no está funcionando en el cuerpo. Se conoce como bruxismo a la práctica repetitiva de apretar y rechinar los dientes provocada por situaciones de estrés que no son manejadas de forma adecuada.

Hacer fuerza con los dientes y apretarlos entre sí es un modo de liberar esa tensión, pero tiene como contrapartida dolor muscular, en los oídos y en la cabeza, además del desgaste de los dientes por el impacto repetido entre las piezas.

El tratamiento odontológico más eficaz para poner freno a las consecuencias negativas derivadas del bruxismo es usar férulas de descarga mientras se duerme, pero resulta incompleto si no se ataca a la causa primigenia del síntoma, que es la situación que provoca los picos de estrés.

Férulas de descarga, ¿cómo se realizan?

Las férulas de descarga para el bruxismo son piezas de resina creadas a partir de moldes que se ajustan de manera individual a cada dentadura. Son personales e intransferibles y se utilizan durante el sueño.

Cuando a una persona se le diagnostica bruxismo y recibe el encargo de usar una férula de descarga, es vital saber distinguir una férula de descarga correcta de una incorrecta. Muchas personas pueden verse tentadas de adquirir férulas blandas, que no se ajustan a la dentadura de manera perfecta o acudir a recomendaciones de amigos en lugar de profesionales. La clave para poner fin al bruxismo radica en dejarse aconsejar por especialistas en la materia y dar pasos firmes hacia el mejor tratamiento posible de esta patología.

El primer paso antes de usar una férula de este tipo es visitar al dentista especializado en ATM (articulación tempromandibular), que puede diagnosticar bruxismo si observa desgaste en las piezas dentales y el paciente indica dolores de cabeza o mandibulares. El diagnóstico implica la medición de otros parámetros, pues deberá también interesarse por los hábitos diarios de higiene y cuidado dental.

Solución para el bruxismo

En el proceso de realización de las férulas de descarga debemos tener en cuenta que no existen dos dentaduras iguales, de ahí que cada férula sea intransferible y elaborada a medida. Este dispositivo puede ir colocado en la arcada superior o inferior, aunque lo habitual es la superior.

Las férulas se fabrican con acrilamida transparente, un material duro y rígido que evita intentar apretar los dientes. Es importante que sea rígido porque así evita la tentación de rechinar los dientes, algo que sí es posible con férulas blandas.

Una vez la férula está ya realizada, se realizan los ajustes necesarios por parte del dentista para que se ajuste perfectamente a la dentadura del paciente.

¿Cómo distinguir una férula de descarga de lo que realmente no es?

La férula de descarga, si es un dispositivo eficaz para tratar el bruxismo, debe estar prescrita o recomendada por un odontólogo. No siempre las férulas son la mejor alternativa para poner fin a esta afección y por supuesto nunca hay que autodiagnosticarse ni atender a consejos de amigos o familiares.

Una práctica habitual, también desaconsejada, es el uso de protectores bucales deportivos como tratamiento para el bruxismo. Estos protectores están elaborados a partir de materiales blandos, lo que puede conducir a estimular el hábito de apretar la mandíbula por las noches en lugar de eliminarlo.

Los odontólogos temporomandibulares son los mejores conocedores de estos dispositivos y su eficacia para combatir esta patología. Un ejemplo es la Doctora Chups, especialista en tratamiento de bruxismo en Madrid. Desde su web se puede reservar una primera consulta online gratuita de media hora para tener una primera impresión del problema al que hay que poner solución.

Cuando un odontólogo especialista en bruxismo recomienda el uso de estos dispositivos, que se adaptan perfectamente a la dentadura, han de tener en cuenta una serie de pasos previos: los registros de la boca y la dentadura, el dolor que sienten los pacientes y cómo afecta en su día a día y acudir a materiales indicados para su elaboración.

La férula ha de estar diseñada de modo que se ajuste a la dentadura perfectamente pero deje libertad de movimiento a la mandíbula, por tanto, debe ser plana. A su vez, cuando el paciente se coloca el dispositivo corrector, todos dientes tienen que poder contactar con la férula y por igual, sin morder más por un lado que por otro, para dar fe de que está bien diseñada.

Una férula de descarga es el mejor tratamiento para poner freno a las dolencias derivadas del bruxismo, pero todo esto se consigue solo si como pacientes acudimos a profesionales especializados en esta patología y atendemos correctamente sus indicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.