Bañera
Hogar

¿Qué es mejor, tener un plato de ducha o una bañera?

No existen reglas específicas en lo que respecta al diseño de tu cuarto de baño ideal. Tienes diversas opciones para escoger en cuanto a materiales, colores, texturas y estilos decorativos, siempre que tengas espacio suficiente, y un presupuesto amplio, puedes experimentar tanto como desees.

No obstante, existe un punto controvertido donde la planificación de un baño de ensueño se dificulta un poco. ¿Plato de ducha o bañera? La elección entre uno y otro elemento es un asunto bastante personal y requiere de un profundo análisis coste-beneficio. En las siguientes líneas te aportamos información útil para comparar beneficios y tomar la decisión acertada.

Ventajas de tener un plato de ducha

El plato de ducha es uno de los componentes de baño que está más en tendencia, lo cual se asocia a los diversos beneficios que pueden ofrecer para la rutina de aseo familiar. Los motivos de esta preferencia son los siguientes:

  • Coste. Un plato de ducha tiene una excelente relación calidad-precio, pero puede requerir una reforma más compleja a la hora de su instalación.
  • Seguridad. En casas donde conviven niños, personas mayores o con movilidad reducida, los platos de ducha se convierten en un acierto. Normalmente incluirán zonas con material antideslizante, ideal para evitar accidentes comunes como resbalones y caídas.
  • Funcionalidad. Este sistema es útil para optimizar el uso del espacio, aprovechando hasta el último metro, razón por la que resulta popular para equipar baños pequeños.
  • Resistencia. Se fabrican a partir de materiales durables y con larga vida útil, usualmente con una duración entre los 20 y 30 años. En tiendas online especializadas, como Balnearian, es posible encontrar opciones en acrílico, cerámica, resina, piedra natural y más.
  • Higiene. Debido a sus materiales, también resultan bastante sencillas de mantener en condiciones de higiene óptimas.
  • Estética. Aportan modernidad al cuarto de baño, siendo posible elegir entre diferentes modelos fabricados a partir de una exclusiva selección de materiales, texturas, colores y acabados.

Ventajas de tener una bañera

Por otro lado, las bañeras son las auténticas reinas de los baños desde tiempos lejanos, aunque en la vida moderna son cada vez más desplazadas a consecuencia de ciertas desventajas que representa su uso, como el excesivo gasto de agua necesario para su uso. Sin embargo, ofrecen los siguientes beneficios:

  • Ideal para los más pequeños. Si tienes niños en casa, las bañeras son geniales para jugar con ellos durante el baño y así facilitar las tareas de higiene diaria.
  • Relajante. También proporcionan momentos de relajación y desconexión que son necesarios para desprenderse del estrés de la vida cotidiana. Con una bañera puedes disfrutar de aromaterapia, hidromasaje y otras prestaciones.
  • Útil para contener agua. En situaciones donde se corta el suministro de agua, resultan una buena forma de almacenar agua para el uso personal.
  • Otras funciones. Además de todo lo anterior, las bañeras también tienen un aspecto funcional más allá de la higiene, pues resultan útiles para lavar objetos de gran tamaño que no caben en el fregadero y no puedes trasladar a otro espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.