Melatonina
Salud

¿Qué es la melatonina y para qué sirve?

La melatonina es una hormona natural que produce el organismo y está relacionada con los ritmos circadianos y  su correcto funcionamiento es esencial para la salud del ser humano.

La salud es un tema que preocupa mucho al conjunto de la ciudadanía, en este sentido hay que señalar que actualmente, muchos de los problemas de salud de la sociedad están relacionados con la insuficiente calidad e higiene del sueño. La falta de descanso tiene consecuencias nefastas para el organismo. 

¿Qué es la melatonina?

La melatonina es una hormona natural que produce el ser humano y que se encarga de regular los ciclos circadianos, es decir, los ciclos de sueño y vigilia.  Esta hormona se produce en la glándula pineal y sólo se activa en la oscuridad, en ausencia de estímulos luminosos. Razón por la cual por la noche se estimula el sueño.

Su producción suele disminuir a medida que se envejece, por este motivo los trastornos del sueño son más frecuentes en adultos o en ancianos.

¿Para qué sirve la melatonina?

Para los que se preguntan para qué sirve la melatonina, cabe destacar que es la hormona responsable de que los ciclos circadianos funcionen correctamente y, por tanto, mejora la calidad del sueño. Como consecuencia de ese aumento de la calidad del sueño, promueve el buen funcionamiento del organismo y actúa como antioxidante.

Melatonina para qué sirve

La melatonina también mejora la conocida como depresión estacional, un tipo de abatimiento emocional que aparece en invierno, causando tristeza, aumento del apetito, exceso de sueño y problemas de concentración. En estas situaciones, los complementos de melatonina pueden ser de gran ayuda para regular los ciclos del sueño y reducir los efectos de la depresión estacional.

Cabe señalar que la melatonina ayuda también reducir la acidez estomacal, reduciendo el reflujo gastroesofágico, por lo que también puede usarse como complemento en el tratamiento de esta dolencia.

Si se quiere ampliar información sobre esta hormona, en tuequilibrioybienestar.es tienen un artículo escrito por profesionales sanitarios donde se profundiza acerca de la melátonina, su importancia y cómo tomarla. Se trata de  blog de  referencia en el sector por la calidad de su información en temas relacionados con la salud y el bienestar dónde los usuarios van a encontrar consejos y cuidados para la salud escritos por médicos y farmacéuticos.

Hábitos para mejorar la calidad del sueño

Aunque la melatonina es una hormona natural que tiene una gran responsabilidad en el sueño, hay una serie de hábitos que ayudan a mejorar la calidad del sueño y que se deben tener en cuenta.

En caso de insomnio, los complementos de melatonina recetados por el facultativo pueden ser una buena solución, pero hay muchas otras acciones que se pueden llevar a cabo antes de recurrir a ellos o, de forma paralela, para potenciar su efecto.

Realizar alguna actividad física diaria

Hacer ejercicio favorece el descanso durante la noche. Las mejores horas para la realización de la actividad física son al levantarse o al caer el día, antes de cenar. No es recomendable, sin embargo, realizarlo antes de acostarse, pues el exceso de energía hace que se atrase el momento en el cuerpo se relaja y se prepara para el descanso.   

Cumplir horarios para ir a dormir

Los horarios para ir a la cama y para despertarse deben ser siempre los mismos, incluso en los días festivos. Cada persona debe tener en cuenta sus necesidades de sueño, que por norma general se sitúa entre un mínimo de 6 horas y un máximo de 9 para los adultos. Permanecer en la cama por más tiempo cuando se ha dormido mal puede hacer que la noche siguiente sea peor y caer en un círculo vicioso, en el que los horarios se desajusten completamente.

Rutinas

Al terminar el día, se debe iniciar una especie de ritual que favorezca la aparición del sueño. Es bueno relajarse, evitar la actividad intelectual y hacer uso de una iluminación tenue para que la melatonina empiece a producirse de forma natural por el organismo. Hay que acostarse cuando aparecen los primeros signos de sueño, como son los bostezos, la sequedad de ojos…

Por otro lado, es importante que la cama solo se use para dormir: nada de ver la televisión, leer, mirar el móvil, la tablet o trabajar con el ordenador.

En relación con la alimentación, se deben evitar las cenas copiosas e ingerir, por el contrario, platos sencillos y ligeros al menos una hora antes de acostarse.  Los excitantes, como el café, el té, el alcohol, entre otros, deben evitarse a partir de las 3 de la tarde. Estas sustancias no solo influyen en la hora de conciliar el sueño, sino también en su calidad.

Condiciones ambientales

La melatonina, la hormona que induce el sueño, se produce con la ausencia de luz, por ese motivo hay que apagar la luz en el momento de acostarse. La temperatura del ambiente también cuenta para favorecer el descanso, y debe ser de unos 18º de media, como norma general. La superficie donde se duerme, el propio colchón y la ropa de cama utilizada, también deben favorecer el confort.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.