Dilatadores anales
Sexo

¿Qué son los dilatadores de ano y para qué sirven?

Para problemas en el suelo pélvico y algunas enfermedades relacionadas con el tracto anal, los especialistas recomiendan el uso de dilatadores de ano. Si este es tu caso, plataformas como En Suelo Firme, ofrecen toda la información que necesitas para superar problemas  relacionados con el suelo pélvico.

Cuando existen patologías de salud relacionadas con el suelo pélvico, cada vez más médicos especialistas aconsejan el uso de dilatadores de ano. Este tipo de tratamiento es sumamente efectivo, pues además de aliviar las molestias relacionadas con la enfermedad, puede evitar la intervención quirúrgica.

Si necesitas comprar dilatadores de ano para tratar tu problema, sin duda, debes contactar al equipo de En Suelo Firme, un grupo de mujeres multidisciplinario que atiende en todo lo relacionado. Entre todas las integrantes de este equipo, suman experiencias con problemas y enfermedades del suelo pélvico, que pueden ayudarte.

Ellas saben lo que es superar una incontinencia urinaria o una diálisis, otras han sido víctimas de violencia obstétrica y algunas son madres que luchan por la conciliación. Pero algo es seguro, todas saben cómo afectan los trastornos del suelo pélvico, por lo cual pueden ayudarte a vivir sin miedo, a reír, correr o saltar nuevamente, sin complicaciones.

El suelo pélvico es un grupo de músculos que forman una especie de cabestrillo a través de la pelvis. Estos mantienen en su lugar órganos como el útero, el cuello uterino, la vagina, la vejiga, los intestinos y el recto. Este puede verse lastimado por distintas causas y los tratamientos pueden variar, desde el uso de dilatadores de ano hasta una cirugía.

¿Cuándo usar dilatadores anales?

Una persona debe usar un dilatadores de ano cuando el esfínter anal interno presenta hipertonia (exceso de rigidez) o contracción espástica (espasmos incontrolables). Estos problemas se generan por varios factores como estreñimiento con heces pequeñas y duras, reiterado consumo de laxantes, infecciones, hemorroides, disentería, proctitis y colitis, fisuras, hipertonía e, incluso, por estrés.

Si estos problemas persisten, el canal se vuelve incapaz de relajarse, lo cual dificulta la acción de defecar y agrava disfunciones preexistentes. El uso sucesivo de dilatadores de ano permite la cicatrización de lesiones y una recuperación progresiva de la elasticidad del canal anal, lo que trae la desaparición y la mejora de los síntomas. Con el uso de dilatadores de ano, puede evitarse una intervención quirúrgica.

En general, el uso de estos dispositivos está indicado para:

  • Hipertonía anal o espasmo doloroso.
  • Estenosis, estrechamiento del orificio anal causado por una cicatriz o idiopática.
  • Prevención de la estenosis postoperatoria de hemorroides y fístula.
  • Tratamiento del dolor anal en las disfunciones anorrectales más comunes: fisuras, hemorroides, hipertonía anal, proctalgia.

Los dilatadores anales están diseñados para atacar el origen de todos estos problemas. En este sentido, consiguen aliviar significativamente los síntomas asociados a estas patologías y evitan que las fisuras puedan extenderse.

¿Cómo usar un dilatador anal?

Para utilizar un dilatador de ano, primero se debe emplear un lubricante con base de agua y luego se debe introducir en el orificio lentamente. Esto debe hacerse mientras la persona está sentada en el bidé o tendida de lado, indiferentemente si es antes o después de haber defecado.

En caso de espasmo del esfínter, lo mejor es tomar un baño con agua templada caliente para relajar los músculos antes de introducir el dilatador. El aparato debe permanecer de uno a tres minutos, extrayéndose luego lentamente. Durante el proceso, lo más recomendable es no levantarse ni andar.

Los dilatadores anales sirven para crioterapia y termoterapia, pueden aplicarse templados en caso de rigidez severa o espasmos dolorosos, y fríos en caso de lesiones y presencia de sangre anal. En las demás condiciones, la temperatura es indiferente.

Este tratamiento debe ser empleado bajo prescripción de un profesional. En general, el dilatador anal deberá usarse dos veces al día mientras dure el dolor y continuar su uso un mes después de que desaparezcan las molestias.

Los dilatadores de ano son el tratamiento ideal para evitar la cirugía en caso de enfermedades relacionadas con el esfínter. Contar con la ayuda de expertas como las mujeres de En Suelo Firme, es un apoyo para encontrar las mejores opciones y avanzar en el proceso de recuperación con el acompañamiento de personas que ya han pasado por lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.