Qué se necesita para ser una modelo webcam
Sexo

Las webcams y la industria del entretenimiento para adultos

El entretenimiento para adultos cada día crece a pasos agigantados, debido en gran parte a Internet, que permite el fácil acceso a diversas páginas especializadas en este tema, y otra porción importante está representada en las enormes ganancias monetarias que dejan las visitas del público interesado en experimentar nuevas facetas o salir de la rutina.

El género que más abunda en este sector es el femenino, que desde que son mayores de edad pueden participar en la recreación para adultos, y como esta actividad se relaciona de manera cercana con la libertad de expresión, puede ejercerse sin ningún problema.

Conociendo el negocio

Las webcams de chicas amateur se han vuelto prácticamente una profesión y gracias a su rentabilidad ya son conocidas en todo el mundo. Incluso existen eventos que se realizan anualmente en Las Vegas, Estados Unidos, donde las modelos más cotizadas de cada país se reúnen en una especie de certamen para determinar quién ha sido la mejor del año.

En cuanto a las finanzas personales, la rentabilidad se determina por el tipo de página en la que se trabaje, ya que existen dos tipos, y por eso, hay diferencia de porcentajes.

Webcams y la industria del entretenimiento para adultos

Están las webcams privadas, donde los clientes tienen la facilidad de chatear con las modelos pero si desean verlas desnudas o que realicen algo más, deben pagar por medio de una plataforma de pago donde se ingresan los datos de la tarjeta de crédito del interesado y se descuenta el importe según el tiempo que se quiera estar en la página o el límite de la tarjeta.

También existen las webcams públicas que trabajan igual que las privadas, con la diferencia de que la plataforma de pago se basa en los tokens, una especie de moneda virtual que el cliente debe tener para poder pagar por cualquier chat o show en el que esté interesado.

¿Qué se necesita para ser una modelo webcam?

Lo más importante es que sepa interactuar con la cámara mostrando una actitud divertida y coqueta, ya que de eso depende en gran parte que el cliente decida quedarse y gastar dinero. Otros aspectos importantes tienen que ver con ser guapa y tener un buen cuerpo, aunque esto último no es determinante porque donde hay variedad, ¡hay cantidad!; saber inglés, debido a que la mayoría de público es norteamericano o europeo; tomar el trabajo en serio, tener paciencia para aprender el arte de la webcam y vestir con ropa provocativa.

Otro aspecto a tener en cuenta es su disposición a satisfacer todas las fantasías y ocurrencias que el cliente solicite, ya que él es quién pone los límites.

Las peticiones más frecuentes pueden ir desde ser una tierna colegiala, hasta ser una esclava sexual o ponerse en posiciones específicas, relatar historias eróticas o hablar de manera muy provocativa, enseñando en todo momento lo que el visitante quiera ver.

El lado oscuro de las webcams

Debido al auge que ha adquirido esta nueva modalidad de conseguir dinero de manera rápida, son muchas las personas interesadas en participar en este mundo. Tanto hombres como mujeres cada día, investigan sobre cómo inscribirse y ser parte de estas páginas para poder ofrecer sus servicios como webcams, lo que ha atraído también a grupos que se especializan en trata de personas y captan jóvenes por medio de asociaciones falsas que prometen enseñarles los trucos para poder ganarse elevadas sumas de dinero, cosa que resulta totalmente falso y termina en secuestros o muertes clandestinas.

También hay quienes consideran que este trabajo en realidad es un medio de prostitución y de pornografía ya que la modalidad es la misma, utilizar a las personas para satisfacer a otras. Y aunque no hay contacto físico con el cliente, expertos en la materia aseguran que sí hay una intrusión en el instante en que alguien, por medio del chat, le dice a otra persona qué debe hacer con su cuerpo.

Sea para bien o para mal, lo cierto es que la industria del entretenimiento para adultos sigue creciendo y vislumbra un futuro próspero, mientras sigan sumándose personas a estos distintos medios de diversión. Unos en la exploración de placer y jugueteo, otros por curiosidad y los que buscan evadir problemas y el estrés del trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.