CBD en aceite y su fecha de caducidad
Miscelánea

Hablemos del CBD en aceite y su fecha de caducidad

La fecha de caducidad existe por una razón, normalmente para cuidar a los consumidores de posibles efectos secundarios que comienzan a verse luego de que un producto lleva cierta cantidad de tiempo almacenado.

En el caso de productos hechos a base de CBD existen diferentes opiniones, pues algunos dicen que por ser de origen natural no es tan importante, mientras que otros defienden que si la fecha de caducidad existe es por un motivo de peso. Esto es lo que todos deben saber sobre el CBD y su fecha de caducidad:

El almacenamiento lo es (casi) todo

Saber dónde guardar los productos hechos con CBD es imperativo para aprovechar al máximo su vida útil.

Lo usual, es que los productos elaborados con CBD de alta calidad tengan una vida útil comprendida entre los 12 y los 24 meses. Sin embargo, convengamos que si no se cumplen sus requerimientos de almacenamiento, su fecha de caducidad podría ser mucho menor a la indicada en el producto. Solo basta dejarlo una semana bajo el sol de verano para darse cuenta

Sin embargo, de esa misma manera, si se cumplen a cabalidad los requerimientos de almacenamiento, entonces el CBD podría ser utilizado incluso semanas después de haberse cumplido la fecha de caducidad estimada.

Y claro que la fecha de caducidad de un producto es relevante, pero no es todo lo que importa para la preservación del mismo.

En el caso del CBD, su modo de almacenamiento es lo más importante. Y este gira en base al control de tres elementos:

  • Luz
  • Temperatura
  • Oxígeno

Los rayos UV que vienen con la luz deterioran las moléculas orgánicas, por lo que aceleran el proceso de descomposición natural de las partículas. En el caso del CBD en aceite, lo mejor preferir un envase oscuro, los cuales repelen los rayos.

CBD en aceite

En lo que a temperatura respecta, está también acelera el proceso de descomposición. Si el CBD está en presentación de cápsulas, las altas temperaturas podrían hacer que la capa que recubre las grageas se derrita, deteriorando el producto. Mientras que en aceite podría separar sus compuestos.

Por último está el oxígeno, que representa una amenaza debido a la oxidación. Mientras mayor concentración de oxígeno haya en el lugar donde se encuentre el producto, mayor será el riesgo de oxidación.

La mejor recomendación es preferir un lugar oscuro, fresco y cerrado para guardar el CBD. Dependiendo del tipo de clima puede ser en el congelador, la nevera, un cajón o similares.

Un asunto de potencia

Cumplir con estas recomendaciones alargará la vida de los productos a base de CBD, pero incluso si su fecha de caducidad ya pasó y por error se consume, esto no sería letal.

El motivo por el que se marca una fecha de caducidad en estos productos es que pierde, su potencia, su efecto.

Básicamente el CBD se usa como inhibidor, ya sea de dolor o de impulsos nerviosos, por lo no tiene sentido alguno el consumo de ese producto si no interactúa con nuestro sistema de la misma manera y por ende no causará el efecto deseado.

De no ser así, la OMS no había recomendado remover el cannabis de la lista de sustancias peligrosas y no estaría aupando su uso terapéutico de manera regulada.

Por supuesto, lo recomendable es consumir cualquier producto antes de su fecha de caducidad. Al fin y al cabo, nadie quiere dejar “vencer” algo solo para luego consumirlo.

Sin embargo, es posible que un producto hecho a base de CBD se conserve más allá de esta fecha estipulada si se tiene cuidado de dónde y cómo se guarda. De cualquier manera, su uso o consumo debe suspenderse en caso de que el producto haya cambiado de consistencia o su olor/sabor se note rancio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.