Aditivos antibacterianos
Miscelánea

Los aditivos antibacterianos protegen tu salud

La exposición de forma continua a microorganismos y bacterias puede ser la causa de multitud de procesos infecciosos o de enfermedades. Lo que aparentemente es una superficie limpia, no lo es si lo mirásemos con un microscopio. No conviene hacer caso omiso a la hora de seguir unas recomendaciones básicas de higiene. La pandemia consiguió ponernos en nuestro sitio y nos hizo darnos cuenta de que el lavado frecuente de manos era una de las mejores soluciones para evitar enfermar.

Pero también lo es el empleo de productos con un aditivo antibacteriano capaz de inhibir el crecimiento de cualquier bacteria o de eliminarla por completo. Los aditivos antibacterianos cuentan con una serie de propiedades que nos hacen ser totalmente eficaces ante estos microorganismos. De manera habitual, solemos utilizar productos de limpieza de carácter industrial, pero que no garantizan una limpieza profunda. Esto tiene como consecuencia que, en áreas de especial importancia como la cocina o los baños, siga habiendo microorganismos peligrosos. Cuando un producto limpieza ha sido formulado con aditivos antibacteriano, las posibilidades de acabar con los microorganismos aumenta, protegiendo así nuestra salud y la de nuestro círculo más próximo.

¿Cómo funcionan los aditivos antibacterianos?

Pueden ser de 2 tipos, bactericidas y bacteriostáticos. El primero de ellos tiene la misión de eliminar por completo ese microorganismo peligroso. Los bacteriostáticos cuentan con una manera de actuar muy avanzada, ya que provocan daño celular en esos microorganismos, limitando su crecimiento y haciendo que no se propaguen. En ambos casos, el grado de seguridad que adquirimos es máximo, teniendo como resultado una limpieza segura y mejores garantías.

Estos aditivos antibacteriano pueden añadirse en productos de limpieza o en superficies, como podría ser una encimera o un sanitario. De esta manera, que una bacteria o una colonia quede fijada en cualquiera de estas superficies es algo bastante más difícil de conseguir. Probablemente, la suciedad más peligrosa es aquella que no se ve, pasa totalmente desapercibida y hace que nos confiemos. En el momento que menos lo esperamos, aprovecha cualquier momento de debilidad de nuestro sistema inmunitario para atacarnos. En el caso de personas enfermas, esto toma una mayor relevancia, por lo que hay que extremar las medidas.

Hacer conscientes de que los peligros están en los sitios de uso más habitual, debe ser suficiente para que acostemos por los aditivos antibacteriano. Una manera de conseguir que todo aquello que pueda dañarnos quede eliminado, sacando de la peligrosa ecuación de una superficie no debidamente limpia, el riesgo de enfermar. Darnos cuenta de que la salud es el pilar fundamental de nuestra existencia, hace que aquellos productos que utilizan aditivos antibacterianos y aquellas superficies que los emplean, se conviertan, a partir de ahora, en la base de nuestra manera de entender la higiene.

Por otro lado, todos sabemos que la plata es un metal de empleo muy común. Lo que probablemente no sepas es que tiene propiedades antibacterianas, ya conocidas desde antiguo. Incluso las investigaciones más recientes demuestran que la plata es un potente antivírico, por lo que aplicada sobre determinadas superficies consigue entornos mucho más seguros. Dentro del ámbito médico, la plata está presente en gran cantidad de apósitos a los que se les requiere una mayor eficacia.

Ha llegado el momento de apostar por productos y superficies que contengan aditivos antibacterianos. No son más que una garantía que nos ayuda a proteger nuestra salud, a poder vivir en entornos mucho más limpios y seguros. Hemos tenido que pasar por una pandemia para terminar de darnos cuenta de la importancia de una rutina de higiene. Si los aditivos antibacterianos pueden ayudarnos a conseguirlo, bienvenidos son.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.