Miscelánea

El paso del tiempo y la autonomía personal

Hay pocas verdades que afecten más a las personas que el inexorable paso del tiempo. Envejecer es inevitable, y aunque se debe ser agradecido por los años cumplidos, el deterioro físico y mental que sufre el ser humano por ello no es deseable. Llegados a este punto es habitual que los individuos se vuelvan dependientes, necesiten de ayuda externa para organizarse y cumplir con sus funciones más básicas.

La edad no perdona, recuerda la popular frase. Y con razón, nada escapa a la influencia del paso de los años. Todos y cada uno de los habitantes de este planeta entenderán estas palabras tarde o temprano. Y es que, a medida que se sume en edad, se irán perdiendo, paulatinamente, capacidades. Al principio, los primeros síntomas llegarán en forma de dolores y molestias, a más edad se podrá llegar a una pérdida total o parcial de la autonomía.

Es en este periodo vital es cuando se hace necesaria la intervención de terceras personas, que sirvan de apoyo y refuerzo para que, en la medida de lo posible, no se pierda independencia y libertad. La elección, si los familiares no pueden hacerse cargo en esta situación, es contratar a un cuidador o trasladarlos e ingresarlos en una residencia para mayores.

¿Qué es mejor una residencia o un cuidador personal?

Estas son las dos opciones que aparecen cuando la familia no puede hacerse cargo de una persona mayor. Cuando se van perdiendo facultades motoras o su capacidad mental se deteriora y no puede valerse sola necesita apoyo y vigilancia constante. La inmensa mayoría de expertos recomienda la segunda de estas dos soluciones; la contratación de un profesional cualificado que atienda las necesidades dentro de la vivienda de las personas.

Y es que, en muchos casos, no en todos, solo en aquellas personas que son más introvertidas y recelosas de su intimidad se viene comprobando un deterioro que, de forma instantánea, sufren cuando son trasladados a una residencia, obligados a dejar su casa. La pena les embarga, entienden que su vida en ese lugar es solo para esperar el final, se vuelven aún más dependientes, caen en depresión y su salud puede entrar en barrena.

Cuidador personal

Sin embargo, si se mantienen en sus propios hogares, la seguridad y la confianza no les abandona. Se sienten más satisfechos con sus actividades diarias y son ellos mismos los que se esfuerzan por realizar las acciones que los mantengan más activos e independientes. Estar en su propia vivienda les garantiza una mejor calidad de vida, rodeados de recuerdos de familia, y socialmente más activos.

Si, además, se tiene la colaboración de un profesional experto en el cuidado de personas mayores que ayude en aquellas tareas que ya no pueden realizar por sí mismos, mucho mejor. Por otra parte, contratar un servicio integral para apoyo a personas mayores representa un ahorro importante en comparación con el ingreso en una residencia.

ubikare, la empresa líder en servicios integrales de salud y cuidados en el hogar

Efectivamente, si se debe confiar en una empresa que ponga a disposición de los mayores un servicio integral de salud y cuidados en sus propios hogares, esta es ubikare.

Gracias a los profesionales que integran esta compañía, los clientes y usuarios se aseguran una intervención rápida y profesional que garantiza una mejora en la calidad de vida del familiar. Y es que, el modelo asistencial de ubikare, trata de dar en casa una solución integral a los problemas de salud que conlleva el hacerse mayor, aportando cuidadores y servicio de atención a domicilio con diagnóstico y supervisión médica, enfermera de familia y atención personalizada con un seguimiento continuo y adaptado a cada persona.

El objetivo de esta empresa de larga trayectoria profesional es intervenir de manera rápida y profesional para lograr una mejora en la autonomía del paciente con deterioro o dependencia. Un servicio que está especialmente indicado no solo para aquellas personas de edad avanzada, sino también para aquellas otras que atraviesan un post operatorio, hayan sufrido un ictus o cualquier otro problema relacionado con el mismo. Además, ayuda en la prevención del deterioro cognitivo derivado de la pérdida de memoria, demencia y/o Alzheimer.

Se ofrecen, igualmente, otras prestaciones orientadas a tratar a domicilio patologías como la depresión, la ansiedad y el duelo, planes de nutrición y cuidados paliativos o enfermedades crónicas. Otros de sus servicios son la búsqueda de cuidadores a domicilio, formación y seguimiento de los mismos, servicios de guardias nocturnas, orientación y gestión de ayudas por trabajo social, y atención domiciliaria especializada 24 horas con gestión de incidencias.

La unión hace la fuerza; ubikare e IMQ Igurko

IMQ Igurco, la empresa especializada en residencias para mayores y centros de día, junto a ubikare, forman equipo para ofrecer una atención domiciliaria aún más completa. Como es reconocido en estos entornos, IMQ Igurco ofrece una amplia cartera de servicios a través de sus residencias. Servicios de calidad en las estancias temporales o permanentes, unidades de recuperación funcional, de cuidados al final de vida, así como estancias diurnas en sus centros de día y una amplia oferta de servicios en el hogar para personas dependientes o frágiles.

El acuerdo entre estas dos firmas de prestigio permite completar la atención que se venía prestando a los mayores, pasando de asesorarles sobre los cuidados a domicilio a ofrecérselos presencialmente. Trasladan hasta su casa tanto los cuidados como a los cuidadores y profesionales de la salud que requieran, bien en momentos puntuales o bien de manera permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.