Cajas fuertes
Hogar

Cajas fuertes: los mejores lugares para esconderlas en casa

Si quieres proteger tus objetos de valor, esto te interesa.

Toda persona que tenga objetos de valor, debe buscar una buena forma de esconderlos y evitar problemas ante posibles robos. Muchos los esconden en sitios clave de sus viviendas, pero la mejor opción siempre es y será utilizar una caja fuerte.

Lugares de casa para esconder una caja fuerte

De muchos tipos, formas y tamaños, una de las vertientes más extendidas y conocidas son las cajas fuertes empotrables como las que se pueden ver aquí: https://www.hartmann-tresore.es/cajas-fuertes-empotrables.html. Están pensadas para esconderse y quedar perfectamente camufladas, ganando así en seguridad, pero también es importante saber cómo colocarlas y utilizarlas para minimizar los riesgos en caso de visitas indeseables.

Lo primero que hay que hacer para evitar incidencias es comprar una caja fuerte de calidad. Hartmann Tresore es una de las marcas más indicadas para ello. Este fabricante alemán lleva en activo desde 1850, con una especialización en este tipo de productos que data del 1983. Desde entonces, estudian, diseñan y elaboran las cajas fuertes más seguras del mercado, conformando a día de hoy un catálogo que supera los 5.000 productos (todos elaborados bajo las normas de la Unión Europea).

Caja fuerte

Partiendo de este punto, conviene ahora ver dónde colocar esta caja en casa para asegurarla al máximo. A continuación, te ofrecemos varias posibilidades que te pueden ser de utilidad.

¿Dónde esconder una caja fuerte?

Suelo falso

Aunque siempre se puede pensar en las cajas fuertes empotrables como algo pensado para estar introducido en la pared, una buena forma de esconderlas es poniéndolas en el suelo. Busca un rincón bajo un mueble o cualquier otro lugar de la casa apenas transitado y haz un agujero donde incrustarla. Una vez hecho, pon un falso suelo sobre ella idéntico al resto para que no se vea a simple vista.

Esconder una caja fuerte

Tras un armario

Partiendo de la idea de que debe ir siempre dentro de un tabique, aprovecha y colócala detrás de un armario. Si este se modifica para que su fondo pueda desplazarse, se facilitará el acceso y, en caso de que alguien entre para llevarse lo que no es suyo, no verá dónde está la caja fuerte.

Zonas altas

Cuantas más complicaciones haya para abrirlas, mayor será su seguridad. Busca siempre una zona que esté por encima de la cabeza o, por el contrario, que roce con el techo. Así es mucho más difícil acceder a la caja fuerte y, por tanto, más complejo el acceso para los amigos de lo ajeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.