Cómo usar el móvil en vacaciones sin sorpresas
Miscelánea

Cómo usar el móvil en vacaciones sin sorpresas

Cuando nos vamos de vacaciones casi todo son ventajas: dejamos de trabajar, nos olvidamos la rutina, viajamos para conocer nuevos lugares… Pero hay algo que puede hacernos perder un poco de esa merecida calma, y tiene que ver con nuestro teléfono móvil. Claro está que una solución podría ser olvidarnos de él por completo e incluso dejárnoslo en casa, pero siendo realistas, eso es difícil que ocurra, sobre todo teniendo en cuenta que es en vacaciones cuando más podemos necesitar el teléfono si queremos quedar con amigos, encontrar un hotel o decidir el sitio adecuado para cenar o para pasar el día.

Efectivamente, cuando nos vamos de vacaciones, especialmente si viajamos al extranjero, podemos encontrarnos con sobresaltos y situaciones inesperadas relativas al gasto y a nuestra seguridad que serían evitables estando advertidos y tomando las medidas oportunas. Lo primero a tener en cuenta es que, si salimos al extranjero y no desactivamos el roaming y la itinerancia de datos, podemos encontrarnos con sorpresas desagradables en nuestra factura. En el caso del roaming es un servicio que, a través de acuerdos entre empresas telefónicas, posibilita que recibamos SMS y llamadas, aunque la cobertura de nuestra compañía no alcance al lugar en el que nos encontramos. Las tarifas que nos cobran en este caso operan en franjas y dependen del país en el que estemos. La itinerancia de datos es algo parecido, pero, en este caso, se refiere a la conexión a internet. Es cierto que determinadas compañías y áreas geográficas como la UE han llegado a acuerdos para eliminar el roaming entre países miembros (dentro de ciertos límites y especificaciones particulares que deberemos consultar antes de nuestro viaje). Sin embargo, si vamos a otras áreas o no estamos seguros de la normativa aplicable, lo más recomendable es meternos en los ajustes de nuestro teléfono y desactivar estar funciones.

El régimen de llamadas a España desde el extranjero también es distinto al que opera cuando estamos en nuestro país. De nuevo, los precios dependerán de la zona tarifaria, por lo que conviene estar informados, descargar aplicaciones que nos permitan controlar el gasto o contratar previamente los pertinentes servicios que se ajusten a las eventualidades que preveamos que podamos tener en este sentido (esto, por supuesto, siempre y cuando no queramos liberar nuestro teléfono móvil y comprar una tarjeta SIM de un operador del país de destino o adquirir una tarjeta telefónica con una cantidad de minutos preestablecida).

Pero estos no son los únicos riesgos a los que tendremos que enfrentarnos en nuestras salidas. Otra fuente importante (y mucho menos conocida) de inseguridad es la que tiene que ver con la conexión a redes Wifi abiertas. El hecho de que queramos evitarnos problemas relacionados con el roaming o la itinerancia, o el simple hecho de querer ahorrar datos durante nuestras vacaciones provoca que muchas veces hagamos uso de las redes de conectividad poco seguras que ofrecen algunos de los establecimientos que visitamos, como pueden ser hoteles, bares o restaurantes. Las grandes ciudades están cada vez más conectadas y a veces incluso ofrecen este tipo de servicios en autobuses públicos, plazas y monumentos o edificios oficiales. Es importante saber en sentido que muchas de estas redes no ofrecen las garantías necesarias para tener una conexión segura. Esto hace que debamos ser cautelosos para que nos roben datos o información sensible. Si podemos evitar esa conexión y optar por opciones distintas, sería lo ideal, de esta forma reduciríamos el riesgo al mínimo; siempre es mejor gastar algo de datos que arriesgarnos a algo más grave. Sin embargo, si eso no fuera posible porque necesitáramos conectarnos y pudiéramos hacerlo de otra forma, es importante tener en cuenta lo siguiente. Lo primero que es importante saber es que la utilización del HTTPS y/o de un VPN pueden reducir (aunque no eliminar) tu riesgo, por lo que, llegados al caso, lo mejor sería usarlos, si nuestro viaje no es muy largo siempre podemos usar una prueba gratuita de VPN. Por supuesto, hay información más sensible que otra, por lo que piénsatelo dos veces antes de acceder a datos bancarios, sanitarios o documentos privados cuando te encuentres en una red pública: serás más vulnerable a que un delincuente informático se haga con ellos. Además, es recomendable apagar el wifi una vez hayamos realizado la conexión, y mantenernos en ella solo el tiempo estrictamente necesario. Por último, siempre es importante mantener el equipo en buen estado, actualizado y, si es posible, protegido con un antivirus para evitar el mayor número posible de amenazas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.