Plan de emergencia contra incendios
Miscelánea

Consejos para realizar un buen plan de emergencia contra incendios

­­­Reducir los daños materiales provocados por un incendio y resguardar la vida de las personas es posible con una buena planificación. Realizar un plan de emergencia requiere anticipación, preparación y conocimiento de la vivienda u oficina. Con una organización adecuada es posible actuar de una forma rápida y segura.

La gran mayoría de las viviendas y oficinas están en riesgo de sufrir algún incendio. Es una situación que lamentablemente es bastante común, pues al contar con cocinas u objetos inflamables, siempre va a estar presente este peligro. Además, se puede dar el caso de que ocurra algún cortocircuito que pueda generar llamas.

Resulta de extrema importancia crear un plan de emergencia para poder afrontar estos casos. Son de gran utilidad para hacer frente a estas graves situaciones de una manera efectiva, asegurando la integridad de todos los que frecuentan los inmuebles.

Es necesario analizar en profundidad cada lugar, revisar cuáles son los riesgos y amenazas, y formar planes de escape considerando estos datos. Además, es recomendable instalar sistemas de detección, extinción y sectorización, para prevenir las llamas, extinguirlas y evitar que se puedan expandir.

Una buena empresa contraincendios en Sevilla puede instalar esta clase de sistemas, adaptándose a la vivienda o entorno de trabajo, e instalando los equipos ideales para el lugar. Sólo así se podrá formar un plan de emergencias completo, efectivo y seguro.

Combinar una estrategia de acción con la preparación de las instalaciones en materia de prevención es lo ideal para poder sentirse seguros y evitar daños, tanto de bienes como de personas.

Anticipar, planificar y actuar

­El primer paso para crear el plan de emergencias es la anticipación. Esto significa que no solo se deben planear las acciones a realizar durante el incendio, sino estar preparados para el momento eventual en el que pueda ocurrir.

Anticipar no sólo se refiere a elaborar kits de emergencia o determinar roles, es necesario también invertir en sistemas de prevención de incendios, para así adecuar la vivienda u oficina a cualquier situación que se pueda presentar.

Se pueden comprar equipos de extinción para poder apaciguar las llamas una vez se generen. Los sistemas de detección resultan ideales para enterarse del incendio apenas este se inicie, de modo que no nos coja por sorpresa. Mientras tanto, los sistemas de sectorización ayudan a evitar que el fuego se expanda por todo el lugar, manteniéndolo en un solo lugar para que su erradicación sea mucho más sencilla.

Una vez realizado esto, es hora de la planificación. Se deben identificar las zonas seguras del lugar, además de las que tienen más probabilidad de generar llamas. Considerando esto, se deben colocar recursos (como kits de emergencia o equipos de extinción) en los sectores de riesgo.

Teniendo en cuenta las zonas con más riesgo de incendios, se deben determinar vías de escape seguras y rápidas, en cuyo camino se puedan obtener kits de emergencia y primeros auxilios.

Además se deben colocar roles a cada trabajador o integrante de la familia, para así poder evitar que la situación pase a ser más grave. Por ejemplo, alguien puede repartir botiquines, mientras que otra persona puede cerrar las ventanas. También es buena idea organizar el orden de las salidas, teniendo prioridad con los niños, ancianos y personas discapacitadas.

Lo ideal es que el plan sea dinámico, pues habrá que considerar que la situación puede variar enormemente. Se deben elaborar vías de escape alternativas, teniendo en cuenta que el foco de incendio podría bloquear el camino. Sin embargo, todo debe ser lo suficientemente sencillo para que pueda ser recordado a la perfección en el caso de que se presenten las llamas.

Finalmente se debe colocar todo en papel. Vale la pena tener un croquis del lugar para tener un mapa de las vías de escape, con el fin de tenerlo claro de forma gráfica. También es buena idea anotar los roles asignados, orden de salida, localización de botiquines y números telefónicos de emergencia (bomberos u hospitales).

Es recomendable practicar un simulacro una vez elaborado el plan, para comprobar su efectividad. Para ejecutar el plan habrá que desplazarse de forma agachada, pues eso permitirá evitar el humo con el fin de no asfixiarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.