Vigilar el desgaste de los neumaticos
Motor

Consejos para mantener tus neumáticos en perfecto estado

Los neumáticos representan uno de los elementos del vehículo más sensibles debido a que es el único punto de apoyo entre la calzada y el coche. Sobre ellas recae todo el peso, tanto del material del automóvil como de los pasajeros y el equipaje. Además, están expuestas a todo tipo de terrenos, condiciones climatológicas y modelos de conducción. Así que es fundamental realizar una adecuada revisión y recurrir a portales especializados como Muchoneumatico.com.

Comprobar periódicamente la presión de los neumáticos es muy importante para asegurar un el mantenimiento del vehículo. Unos niveles de presión adecuados reducen la distancia de frenado, por lo que evita un mayor desgaste cuando se realiza esta acción y además permite ahorrar combustible. Cada fabricante tiene una presión concreta para un vehículo determinado. Hay que buscar información al respecto y ajustar la presión según las medidas determinadas. Los modelos más modernos tienen incorporado un sistema que indica los niveles de presión y avisa al conductor cuando estos bajan de una cifra determinada. Es el límite a partir del cual habría que cargar aire. Lo aconsejable es realizar esta revisión al menos una vez al mes para asegurar que los niveles responden siempre a los cánones correctos para una cómoda circulación. La cantidad de aire que contienen puede verse alterada con el paso de los días, así que asegurar una presión adecuada es muy importante para la seguridad del vehículo. La revisión de las previsiones debe realizarse cuando el coche lleva un tiempo parado, ya que si las ruedas están calientes tras haber circulado, esto podría inducir a errores. En ese caso habría que esperar un tiempo hasta que el material se enfríe.

Consejos para mantener tus neumáticos en perfecto estado

En algunas etapas del año es recomendable realizar una supervisión doble a la presión de los neumáticos. En los momentos de más frío el material se desgasta más y se necesita una mayor atención. Antes de un viaje largo siempre hay que revisar los niveles. El vehículo va a someterse a muchas horas de conducción y puede exponerse a todo tipo de circunstancias. Así que lo recomendable es dedicar unos minutos a esta tarea antes de partir. Una presión adecuada aporta una mayor seguridad al volante, ya que con un inflado correcto se puede conducir con total garantías, minimizando los riesgos, sobre todo en las acciones de frenado. También prolonga la vida útil de las ruedas, ya que estas sufren menos erosión y su buen mantenimiento permite una mayor duración. Por otro lado, el ahorra de combustible es significativo. Las ruedas funcionan mejor y no van al límite, así que el conductor no necesita realizar acciones bruscas que requieren de un mayor consumo.

El alineado de ruedas es otro de los puntos que deben revisarse para proceder a un adecuado mantenimiento de los neumáticos, ya que un mínimo defecto en este punto podría afectar severamente a los neumáticos. Por ello hay que realizar una comprobación periódica de estos niveles. Si el conductor siente que el volante vibra, esto podría deberse al equilibrado de los neumáticos. Y es que un mal equilibrio puede generar vibraciones que suben de intensidad a medida que aumenta la velocidad. Si la vibración ocurre en el volante, entonces probablemente el problema radique en las ruedas delanteras. Cuando son los asientos los que vibran, quizá podrían estar mal alineadas las ruedas traseras. Los motivos del desequilibrio pueden ser varios, así que lo mejor en estos casos es proceder a desmontar las ruedas y someterlas a una máquina de calibración para equilibrarlas. Esto solo es posible acudiendo a un taller mecánico.

Vigilar el desgaste

Los neumáticos son claves en el funcionamiento de un vehículo y lo recomendable es comprarlos por internet para obtener las mejores calidades y unas prestaciones adecuadas que aseguran estabilidad al volante. El desgaste de los neumáticos también debe tenerse en cuenta en el mantenimiento del vehículo. Con el paso de los kilómetros el material va desgastándose y consumiéndose. Por ley, la banda de rodadura de una rueda no puede medir en un nivel inferior a 1,6 milímetros. Pero nunca hay que llegar a ese extremo. Para tener una medida óptima y evitar problemas, la banda debe estar entre 2 y 3 mm. Por debajo de 2 habría que acudir a un profesional para corregirlo. El desgaste de los neumáticos puede llegar por varios puntos, así que aunque no sepamos advertir el problema, si consideramos que algo va mal; siempre debemos recurrir a expertos.

Si se desgasta por el centro de la banda, podría deberse a una presión de inflado superior. En caso de que el desgaste esté en los laterales, entonces las ruedas podrían necesitar más aire. Una dirección desalineada también podría provocar daños en alguno de los puntos, ya sea exterior o interior, o uno de los laterales. El mal equilibrio de las ruedas, los amortiguadores, problemas con el frenado o vibración en la dirección son otras causas que pueden afectar al rendimiento de los neumáticos y que si se detectan, hay que solicitar ayuda de profesionales especializados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.