Depresión y ansiedad
Salud

¿Es posible tener depresión y ansiedad al mismo tiempo?

El espectro de trastornos mentales es bastante amplio y algunos de los más comunes pueden manifestarse compartiendo ciertos síntomas, e incluso relacionarse entre sí. Tal es el caso de la depresión y la ansiedad, dos padecimientos mentales diferentes, cuya sintomatología mantiene puntos en común y con frecuencia reciben un tratamiento bastante similar.

Nuestro estado de ánimo puede tener innumerable cantidad de variaciones a lo largo del tiempo. Sentirse triste o desanimado por alguna situación es bastante normal, así como notar algunos síntomas de ansiedad ante determinadas circunstancias. Sin embargo, cuando los sentimientos y el conjunto de síntomas son intensos y constantes, nos encontramos lidiando con un trastorno.

Respecto a la ansiedad, esta puede presentarse como una reacción aislada debido a algún evento en particular o situación estresante, pero también como un síntoma de depresión mayor. También es frecuente que un trastorno de ansiedad generalizada termine desencadenando episodios de depresión.

Los síntomas de la depresión y la ansiedad pueden remitir con el tratamiento farmacológico y el acompañamiento psicológico adecuado. Si consideras que tu o algún familiar está manifestando síntomas relacionados a cualquiera de estos trastornos, te conviene poner el caso en manos de profesionales de la salud especializados en este campo.

Trastorno de ansiedad

Según el equipo de Psicopartner Psicólogos Madrid, la ansiedad no es una enfermedad en sí misma, sino un mecanismo que nos alerta sobre peligros potenciales en nuestro entorno, amenazas o peligro futuros, lo cual pone en marcha conductas como evitar el enfrentamiento. Sin embargo, cuando una persona reacciona de forma exagerada en determinadas situaciones, probablemente esté sufriendo un trastorno de ansiedad.

Este se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Tensión, agitación y nerviosismo.
  • Cansancio físico.
  • Hiperventilación.
  • Pánico, sensación de peligro inminente.
  • Temblores y sudoración.
  • Problemas de concentración.
  • Insomnio.
  • Evitar enfrentarse a situaciones que puedan desencadenar ansiedad.
  • Rumiar pensamientos (cuando nos enganchamos con un tema en específico y este nos produce malestar).

Trastorno depresivo

Se trata de una enfermedad capaz de afectarnos tanto física como mentalmente. Las personas que atraviesan un trastorno depresivo suelen experimentar sentimientos de tristeza constante, los cuales hacen que se pierda todo el interés en realizar cualquier tipo de actividad, incluso aquellas que antes se disfrutaban y generaban placer.

Algunas de las características que definen un trastorno depresivo son:

  • Sueño excesivo o, por el contrario, insomnio.
  • Cansancio.
  • Desgana o desinterés sobre cualquier tipo de actividad.
  • Pérdida del apetito.
  • Irritabilidad.
  • Sensación constante de desesperanza y abandono.
  • Sentimiento de culpa.
  • Odio hacia sí mismo.
  • Pensamientos suicidas.
  • Deseos de alejarse de amigos y familia, evadiendo cualquier posible situación de tensión.

Entonces, ¿es posible tener ansiedad y depresión al mismo tiempo?

La respuesta sencilla es afirmativa. Es perfectamente posible recibir un doble diagnóstico de manera simultánea, lo cual se debe a que ambos padecimientos son diferentes manifestaciones de una misma anomalía de los neurotransmisores y las estructuras cerebrales que reaccionan a las amenazas percibidas. Por esto, se vinculan estrechamente y pueden recibir tratamientos similares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.