Indemnizaciones por atropello
Miscelánea

Indemnizaciones por atropello: ¿qué hay que saber?

Se trata de un trámite en el que hay que ser cauteloso y fijarse bien en todos los detalles, ya que una prueba errónea puede hacer que la balanza se decante para el otro lado. En este sentido, para garantizar que todo irá correctamente, la mejor opción será contratar los servicios de buenos profesionales, expertos en la materia.

Son muchas las ocasiones en las que se dan percances, como los accidentes de tráfico, y más en concreto, donde se atropella a los peatones. Precisamente en estos casos, es donde suelen surgir mayores problemas entre ambas partes, ya que en la mayoría de las veces, los conductores echan “balones fuera” y culpan al usuario que iba a pie.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser siempre así, ya que también hay situaciones comunes en las que los peatones no han tenido la culpa en absoluto. De hecho, es frecuente escuchar que el conductor se ha saltado un semáforo, no ha respetado el paso de cebra o simplemente iba a una velocidad mayor que la permitida. Estos casos y otros muchos más, se dan prácticamente todos los días en el país y es por ello que, en el caso de que una persona se encuentre en esta situación, es muy importante saber cómo pedir una indemnización por atropello.

¿Cómo se puede solicitar esta indemnización?

Cuando se habla de atropello, habitualmente se viene a la cabeza un peatón, sin embargo, esta situación también suele darse con frecuencia en motoristas o ciclistas. En cualquiera de los casos, la situación se convierte en complicada normalmente, ya que “chocan” dos partes y, cada una de ellas vela por sus propios intereses. A todo ello se suma el hecho de poder saber quién ha tenido la culpa del siniestro, lo que hace que el proceso pueda llegar a alargarse bastante en el tiempo.

Situaciones en las que el atropellado puede cobrar la indemnización

Hay que tener en cuenta que no siempre la persona que ha sido atropellada es la “víctima”, sin embargo, lo habitual es que sí lo sea, sobre todo si se dan situaciones tan frecuentes como que el conductor del vehículo se salte un semáforo en rojo, de manera que aquí el atropellado puede pedir la indemnización sin problemas. Asimismo, cobrará esta indemnización en el caso de que el atropello se haya producido sobre un paso de peatones.

En cualquier caso, hay situaciones que son más complejas y que no se ven tan claras, por ejemplo, puede haber choques en los que ambas partes tengan la culpa. En estos casos, se reparten las responsabilidades, y por tanto, el atropellado puede solicitar su indemnización y, por su parte, el conductor puede hacer también lo propio, de manera que la cantidad que se pueda llevar cada uno dependerá directamente del porcentaje de culpabilidad de los mismos.

¿Cómo saber de quién es la culpa?

Sin duda alguna, es uno de los procesos más complicados, teniendo en cuenta que cada una de las partes mirará por sus intereses. Para saber a ciencia cierta quién ha sido el culpable, una de las primeras cosas que hay que llevar a cabo, es inspeccionar el lugar donde ha ocurrido el percance.

Una vez allí, habrá que recopilar todas las pruebas posibles, y por supuesto, tener en cuenta el contexto en el que se haya producido el accidente. El objetivo es reconstruir los hechos con todo lujo de detalles, por este motivo, para dichos casos es conveniente contratar los servicios de expertos abogados accidentes de trafico.

Estos especialistas ayudarán a recabar toda la información necesaria, siendo habitual presentar documentos como el informe sobre el estado en el que se encuentra el vehículo afectado; las marcas que pueda haber en el lugar del accidente; los datos de las personas implicadas; y, en la medida de lo posible, poder contar con testigos visuales de los hechos.

¿Qué cubre este tipo de indemnizaciones?

En el caso de haber sido atropellado, se puede solicitar una indemnización para cubrir numerosos aspectos, desde lesiones físicas a daños psicológicos, gastos de farmacia o asistencia médica, traslados o, en el peor de los casos, los gastos por fallecimiento. Dependiendo de la gravedad de los daños causados, el importe de las indemnizaciones puede variar bastante, siendo las menores, de alrededor de 2.000 euros, y las mayores que superan los 380.000.

En cualquier caso, para garantizar la mejor indemnización, los abogados expertos de Barcelona cuentan con muy buena reputación en el sector. Tanto es así, que en Internet se pueden leer comentarios y opiniones sobre el trabajo que realizan, y lo cierto es que todas estas reseñas son muy positivas. Además, cuentan con una ventaja añadida, y es que suelen ofrecer un servicio de consulta gratuito, ayudando al cliente a solicitar adecuadamente la indemnización que le corresponda, sin cobrar absolutamente nada hasta que el mismo no cobre su cuantía por el atropello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.