Rinoplastia
Belleza

Someterse a una rinoplastia en Málaga, ¿qué hay que saber?

Se trata de una de las intervenciones más comunes, generalmente entre las mujeres, que, principalmente, se realizan con fines estéticos. No obstante, una rinoplastia también puede servir para mejorar algunas afecciones o deformaciones de la nariz y de esta manera mejorar la salud del paciente. 

Cada vez es más frecuente que, tanto hombres como mujeres, se sometan a diversas operaciones estéticas para gustarse más a sí mismo. Lo cierto es que, en la actualidad, son muchas las intervenciones que se pueden hacer, sin embargo, una de las más comunes es la rinoplastia. La nariz es una de las zonas del rostro más importantes y también una de las que más puede llegar a cambiar la cara. Precisamente por ello, es común que se busque una rinoplastia Málaga para poder obtener los mejores resultados. En la capital de la Costa del Sol hay muchos especialistas en este tipo de operaciones que ofrecen sus servicios de calidad y con totales garantías, poniendo a disposición de los pacientes todos sus conocimientos y herramientas para que queden totalmente satisfechos. 

¿Por qué una rinoplastia?

El prefijo “rino” viene de nariz y precisamente es este el apéndice que se trata en una de estas intervenciones. Debido a que la nariz es un elemento que se encuentra justo en la parte central de la cara, es uno de los que puede llamar más la atención y por supuesto, que puede modificar el aspecto del rostro. Desde hace muchos años, la nariz ha sido un elemento que conlleva a tener muchos complejos, puesto que no todo el mundo tiene una nariz perfecta. Para poder corregir esas imperfecciones y darle un toque más estético a la cara, la rinoplastia se convierte en la mejor aliada.

En el caso de estar totalmente decidido a someterse a una de estas operaciones, es primordial contar con expertos que sepan en todo momento cómo deben llevar a cabo la intervención. Y además, conozcan las herramientas y técnicas para que no haya ningún problema en el día señalado.

Es muy importante saber que la rinoplastia no sirve para reemplazar la nariz existente, sino que se trata de una intervención a través de la cual, se modifican algunos aspectos de la misma para que presente la estética que se desea. Eso sí, lo ideal es que, sean cuales sean los cambios que se quieren hacer, estos deben quedar lo más naturales posibles.

¿Cuántos tipos de rinoplastias existen?

Antes de someterse a una rinoplastia, es esencial conocer los tipos que existen, para así saber cuál es la modalidad de intervención más adecuada para cada caso. 

Rinoplastia cerrada

Cuando se habla de rinoplastia cerrada se está haciendo referencia a un tipo de intervención en la que el especialista debe realizar incisiones pequeñas en el interior de las fosas nasales. Se trata de una operación bastante popular, ya que una vez que finaliza, no se hacen visibles las cicatrices. Debido al tipo de rinoplastia, la curación es más llevadera, se inflama menos la nariz y el tiempo de la operación es mucho menor. No obstante, para hacer una rinoplastia cerrada el experto debe dominar la técnica, puesto que es más complicada en este sentido. 

Rinoplastia abierta

En el caso de la rinoplastia abierta, la incisión se lleva a cabo en la columela, es decir, la parte de piel que se encuentre entre las fosas nasales. Generalmente, es un tipo de intervención que se realiza cuando hay que llevar a cabo modificaciones algo más complejas y precisamente por ello es normal que se quede alguna cicatriz, aunque tampoco demasiado visible. 

Al contrario que con la rinoplastia cerrada, en esta modalidad el tiempo de cirugía es mucho mayor, así como la inflamación que produce en la nariz, no obstante, es mucho más sencilla de realizar para el especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.