Cada vez comemos peor
Nutrición

Cada vez comemos peor y esto puede cambiar con sencillas recetas

Más vegetales y menos animales, alimentos menos procesados y más al vapor. Estas son las claves para mejorar el actual hábito alimenticio que evidentemente, cada día es peor en la mayoría de las personas.

El ritmo agitado de vida de la sociedad actual es la común justificación para quienes reconocen no preparar una dieta alimenticia saludablemente equilibrada. La sustitución de frutas, legumbres y verduras se está propagando más cada día, a cambio de ellos, se consumen platos preparados generalmente en frituras, refinados y cargados de grasas saturadas y gluten.

Aunque parezca incoherente, la nutrición debe basarse en alimentos poco cocidos, incluso no mezclados, por ello no ameritan gran tiempo en su preparación. Las recetas faciles son las mejores. Frutas, verduras y legumbres, bien lavadas y troceadas son suficientes para las comidas principales del día.

Ensaladas, cremas, sopas, batidos, no requieren preparaciones laboriosas, contienen las necesarias calorías así como las vitaminas y minerales requeridos para la rutina diaria.

Cambiar el comer mal

Recetas sencillas para dejar de comer peor

Frutos secos, cereales, pan integral, batidos, leches y sus derivados como el yogurt son saludables para el desayuno. A media mañana cualquier fruta es ideal. Espinacas, brócoli, acelgas, pepino, patata, berenjena, zanahoria, lechuga, apio, repollo, tomate,  banana, ananá, limón, naranja, son necesariamente protagonistas en una alimentación saludable.

Los granos, las habichuelas, los frijoles aportan vitaminas y proteínas y son más sanas que las de origen animal, en sopas con verduras conforman un plato que cargará de la nutrición necesaria para el almuerzo.

Una lasaña de vegetales, con masa preparada con huevo y queso parmesano en aceite de oliva, es una alternativa para preparar un plato cargado de nutrientes. Para el relleno sukini o calabacín y berenjenas salteadas con aceite de oliva, espinaca, cebolla, ricota descremada sin sal y nuez al gusto.

Estos mismos ingredientes más el tomate y pimentón pueden formar parte de una saludable pizza.

El pan integral y las ensaladas son idóneos para las cenas, siempre acompañados de frutas como la sandía, las uvas, el melón. La miel es un excelente edulcorante, mucho más saludable que los azúcares procesados.

Pecados y aves son indiscutiblemente proteínas saludables, ambos a la plancha sazonados con ajo, cilantro y muy poca sal, constituyen un mejor nutriente que las carnes rojas. Por ejemplo una merluza en salsa de langostinos.

Aprender a comer más saludable es aprender a vivir mejor

Según estudios de diversas instituciones del planeta y por mencionar alguna, de la Universidad de Harvard, un plato saludable mejora la calidad de vida de las personas. Servido con granos, vegetales, proteínas saludables y muchas frutas, es el plato que aportará los nutrientes necesarios para llevar una vida saludable.

El arroz integral, es mejor al arroz blanco, los lácteos en proporciones mínimas o sustituidas por tés descafeinados y agua en gran proporción. El aceite de oliva y la canola se deben sustituir por las mantequillas y las grasa trans.

Las patatas al vapor, son más saludables que las fritas y las frutas de todos los colores en las cantidades que se deseen son saludables a preferencia de postres con azúcares refinados.

En general, para una alimentación saludable, la mejor receta estará al mezclar cualquiera de las fuentes de nutrientes evitando los alimentos de grasas trans, frituras, azúcares refinados y alimentos muy procesados con conservadores y químicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.