Dormitorio Personas Mayores
Hogar

Rehabilitación y confort

Cada día se hace más necesaria la búsqueda de ayudas idóneas en los procesos de rehabilitación para personas mayores, pacientes en estados de inmovilidad total, e incluso para aquellos que por una u otra razón deben pasar un largo tiempo en cama para recuperarse.

Por ello, la industria médica sigue ofreciendo múltiples alternativas que facilitan el control y mejoran la calidad de vida de las personas afectadas, al mismo tiempo que previenen con productos que no necesariamente son para personas enfermas sino que pueden obtenerse desde ya, como es el caso de las camas articuladas.

Camas articuladas

También conocida como cama eléctrica articulada debido a su funcionamiento a motor, con el cual produce movimientos adaptables al colchón. Esta especie de mueble ajustable con el que es posible conseguir distintas posiciones de descanso es habitual en hospitales y dormitorios.

Camas Articuladas

No es necesario que una persona esté enferma para elegir una de estas, porque las actividades tan cotidianas como leer un libro o ver televisión se vuelven más sencillas y placenteras en las camas articuladas, evitando el uso de un sinnúmero de cojines para la espalda, garantizando más que el sueño, el descanso.

En el mercado existen dos tipos preferenciales de este mueble, los de bastidor de madera y los metálicos, según el gusto del cliente puede elegir el que mejor se adapte a la estética de la habitación o lugar donde este se utilice. Es necesario tener en cuenta los tacos y láminas de este aparato, elementos importantes en la adaptación, soporte y confort del colchón.

Un somier será suficientemente firme dependiendo de la cantidad de láminas y la distribución de las mismas. Las camas articuladas se han convertido en una excelente opción para personas que sufren dolores de espalda, rodillas, entre otros, aliviando la tensión y el dolor producido durante las horas del sueño y proporcionando un soporte adecuado en las curvas de la espina dorsal.

Colchón antiescaras

Una persona cuando se ha acostado a descansar debido a una enfermedad o la edad, es común que la presión ejercida sobre algunas áreas del cuerpo produzcan dolorosas e incómodas úlceras, también llamadas escaras; hoy en día se ha logrado proporcionar al paciente una alternativa para disminuir o prevenir por completo la aparición de las mismas, esto se ha hecho posible con la cama de presión alterna o colchón antiescaras.

Colchon-Antiescaras

Este colchón preventivo, es considerado una opción viable y solución casi inmediata en la disminución de la presión en las zonas de apoyo de los pacientes con largos periodos en cama, de cara a personas que padezcan de sudoración en exceso, incontinencias vesicales o fecales, problemas en el flujo sanguíneo, graves fracturas o trastornos neurológicos. En cuanto a los tipos de colchones antiescaras existentes, los de aire, espuma y agua son los más conocidos y adquiridos en la industria médica, elaborados con cloruro de polivinilo para su flexibilidad, los de aire representan el porcentaje más alto de compras.

Los de agua también son elegidos por su contenido aclimatado  a 37º de temperatura, lo que ofrece la sensación al paciente de estar flotando; por último los de espuma formados por tres capas que deben ser puestas sobre otro colchón normal.

Empapadores

Estos protectores impermeables, son necesarios para garantizar el buen estado e higiene de las camas usadas por pacientes con algún tipo de incontinencia o incluso sudoración, prolongando la vida útil del colchón, a su vez estos productos sanitarios facilitan la tarea de los cuidadores. Existen dos  tipos, los empapadores desechables, que a pesar de ser prácticos y de fácil manejo, al mojarse deben ser sustituidos por otros nuevos, mientras que los reutilizables, pueden lavarse muchas veces, permitiendo economizar a largo plazo.

Empapador Cama

Actualmente y entre las variedades de estos, están en farmacias los empapadores con alas, los cuales permiten adherirse a la cama del usuario o paciente manteniéndose fijos por más tiempo y evitando que se arruguen. Compuestos por tres capas, superior, media e inferior, siendo la primera la que contiene el material filtrante (tejido suave), la segunda el absorbente (gel) y la última el preventivo (plástico), evitando la salida de los líquidos al exterior. Pueden conseguirse empapadores de distintos tamaños, siendo los de uso frecuente con medidas entre 60×40, 60×60, 60×75 o los más grandes 60×90 centímetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.