Tarot y videncia en unos clics
Miscelánea

Tarot y videncia al alcance de tan solo unos clics

Contactar tarotistas y videntes nunca fue tan fácil, actualmente tenemos alternativas más expeditas para solicitar esa ayuda tan necesaria en un momento aciago de nuestras vidas.

La necesidad de acudir a un profesional de la videncia o el tarot data no de años, sino de siglos. Siempre se han visto como aliados o guías ante problemas que parecieran no tener solución bien sea en lo que respecta a relación de parejas o interpersonales en general, asuntos familiares, laborales, financieros, entre otros.

Pero esta actividad antigua ha tomado en los últimos años mucho más auge. Y es que las nuevas tecnologías lo han modernizado todo, hasta las prácticas ancestrales. Consultar un vidente o tarorista tiempo atrás no era un procedimiento inmediato, había que buscar la persona indicada, desplazarse, contactar una cita, ver disponibilidad, entre otras tareas.

Tarot y videncia en internet

La facilidad de acceder a estos servicios en el momento justo es lo que ha puesto en franco ascenso las consultas telefónicas que se contactan online, también se están dando por Whatsapp y correo electrónico, pero todo a través de la red.

Es así como el servicio de tarot y videncia es actualmente una actividad económica que va en crecimiento, siendo un mercado bastante amplio hoy en día. Destacan aquellos sitios en los que sus propulsores son profesionales con varias décadas de trayectoria y que a su vez no dejen de lado la innovación.

Algunos consejos a seguir

Dada la facilidad con la que se pueden acceder a consultas de videntes y tarotistas a través de internet hay que ser cuidadosos al momento de escoger el portal que nos prestará el servicio. Es vital contactar a personas que realmente tengan el don de ayudar a quienes necesitan y puedan guiarlos a un camino mejor.

Una manera óptima de saber si estamos al frente de un vidente o tarotista honesto es revisar las opiniones de personas que han sido atendidas. Una página será confiable si constantemente publica comentarios y opiniones.

Se ha establecido que la videncia siempre supondrá un intercambio económico, al fin y al cabo se trata de un servicio que se presta a un cliente que lo solicita. Los servicios gratis generalmente no son personalizados por lo que no son de fiar, un profesional que menosprecia su trabajo no es confiable.

Una consulta que tiene un precio excesivo tampoco es un buen indicio, pagar mucho dinero no garantiza que sean los mejores videntes, menos uno que de buenas a primeras o de manera insistente te solicite un trabajo extra que no has pedido. Podrá darte recomendaciones, pero no debe verse como algo exagerado.

Un vidente o tarotista serio cuenta con amplia trayectoria, de hecho estudiar el tarot lleva muchos años, los que va a requerir para tener dominio de las 78 cartas representadas en los arcanos mayores y menores y las combinaciones que se generan. Un tarotista generalmente comienza desde muy joven en estas lides.

Un profesional con experiencia no emitirá juicios de valor durante la consulta con un cliente, lo escuchará mas no lo interrogará, al menos no con aspectos que no son los básicos como conocer el motivo de la consulta, nombre y fecha de nacimiento. Será más que todo enfático en explicar lo que observa en las cartas que van apareciendo.

¿De dónde proviene el tarot?

El origen del tarot es incierto, son muchas las opiniones en torno a esto. Lo que sí es seguro es que en las primeras civilizaciones se hallaron vestigios del tarot; Persia, India y Egipto, incluso se habla de una relación con la Kabbalah judía.

Conocer lo que le depara el futuro es un interés que el hombre ha tenido desde la antigüedad. Los oráculos han existido siempre, en todas las culturas, siendo los griegos los más conocidos.

Ha trascendido que la baraja más antigua del tarot fue la de Filippo María Visconti, duque de Milán (1412-1447), por lo que aparecen en Italia del siglo XV las primeras referencias del tarot, propagándose al siglo siguiente por muchas regiones de Europa primeramente Francia, luego Bélgica, Suiza, Austria y Alemania.

Hay quienes afirman que los gitanos impulsaron el tarot como arte adivinatoria en sus desplazamientos por Europa, una vez que lograra sobrevivir a la inquisición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.