Técnicas porno que odian las mujeres
Sexo

Las técnicas del porno que las mujeres más odian en el sexo

En las películas para adultos, las mujeres se vuelven locas en el dormitorio. Pero normalmente esto a las mujeres no nos hace nada, y a los hombres por fin se les ha caído el mito. Nadia Bokody nos cuenta su experiencia.

Antes de los días de la omnipresente pornografía en Internet, convencí a un novio para que alquilara un DVD para adultos, metiéndolo no tan sigilosamente en una pila de películas estandar sin contenidos para adultos.

Mi cara ardía de vergüenza cuando el dependiente de la tienda escaneaba el código de barras y sus ojos se clavaban en el título mientras éste aparecía en la pantalla del ordenador.

La vimos docenas de veces, saboreando cada sórdido segundo del material clasificado como X, sabiendo que ninguno de los dos tenía el valor de volver a enfrentarse al dependiente.

Todo era terriblemente espeluznante: una mujer de grandes pechos fornicando a gritos con un repartidor de pizza inusualmente musculoso al que no podía pagar. Típica fantasía de cualquier hombre junto la de salir acompañado de una escort en Buenos Aires para disfrutar de una velada de sexo y pasión.

La actuación era terrible y el argumento poco imaginativo, pero hablaba de una especie de zeitgeist sexual; una época en la que el porno era una novedad llamativa que se consumía con regocijo y aprecio, una deliciosa oportunidad para detener la realidad y viajar a otro mundo (evidentemente, uno en el que el sexo era una compensación adecuada para una pizza hawaiana repartida por un hombre musculoso).

Sin embargo, hubo una escena en particular durante la cual no pude suspender mi incredulidad.

Era la primera vez que veía a una mujer recibiendo sexo oral como si fuese una kinesiologa en Lima Metropolitana de las que se anuncian en Photokines o Simple Escorts, y la imagen quedó firmemente grabada en mi cerebro, por todas las razones equivocadas.

De alguna manera, me resultaba más fácil convencerme de que una mujer ofrecería su cuerpo como pago por una entrega de pizza, que creer que disfrutaría del extraño espectáculo que estaba ocurriendo entre sus piernas.

Nunca habría imaginado entonces que este acto se convertiría en el arquetipo del sexo oral; al menos, el tipo que la mayoría de nosotros conocemos hoy en día a través del porno de Internet -porno, es importante señalar, que ya no es una novedad salaz que requiere valentía para adquirir, sino más bien, un sustituto fácilmente disponible para la educación sexual (específicamente en torno al placer sexual femenino) que no se nos da.

Como la mayoría de las mujeres saben, no hay terminaciones nerviosas sensibles en los labios vaginales, por lo que involucrarlos en el sexo oral es en gran medida redundante. Sin embargo, es un elemento mucho más prominente visualmente, por lo que tiende a ser enfocado en el porno para el efecto teatral.

Un estudio publicado en la revista International Urogynecology Journal descubrió que sólo el 9% de las personas son capaces de etiquetar con precisión un diagrama anatómico de la vulva, señalando correctamente el clítoris, los labios, la abertura vaginal y la uretra.

También pone de manifiesto otro problema de la representación del sexo oral en el porno: rara vez, o nunca, las mujeres se comunican sobre lo que les funciona -o no-.

Incluso si vas más allá del ámbito de RedTube o PornHub y te adentras en el mundo de la literatura de Internet sobre el placer de las mujeres, es poco probable que encuentres estímulos para emplear la retroalimentación verbal continúa.

Decirle a la gente que hable con su pareja sobre el sexo no es ni mucho menos tan atractivo como promocionar trucos como el enfoque «ABC» (la directriz de hacer el alfabeto con la lengua mientras se dirige al centro de la ciudad sobre una mujer) que trata el placer de la vulva como una especie de ejercicio de pintura por números.

En la blogosfera sexual también hay consejos equivocados para emplear técnicas que ignoran el hecho de que se calcula que hay ocho mil terminaciones nerviosas en el clítoris, lo que lo hace vulnerable a la irritación por fricción o presión.

Y todo esto no quiere decir que las mujeres detestan colectivamente estas técnicas. Sin embargo, la única forma de saberlo con certeza es a través de la comunicación.

El secreto del sexo oral orgásmico es también mucho menos entretenido que cualquier cosa que veas en el porno. Se trata de hablar con tu pareja y pedirle (regularmente) su opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.