Viajar a Namibia
Turismo

Todo lo que necesitas saber para viajar a Namibia

A menudo agazapado en la sombra de Sudáfrica, un destino más conocido, lo cierto es que Namibia no tiene nada que envidiar al país vecino. De hecho, con un atractivo natural igual de impresionante (o más), una densidad poblacional infinitamente más baja que la sudafricana y mayores niveles de seguridad, Namibia es conocida como la “África para principiantes”.

Situado en el sur del Continente africano, Namibia es un país que ofrece una gran diversidad de experiencias, paisajes y facilidades para el turista.

Además, en un país donde el turismo supone cerca del 10% del PIB, se están realizando muchos esfuerzos por reactivar y mejorar el sector.

Por qué visitar Namibia

Namibia es un paraíso para los amantes de los parajes naturales más salvajes, inhóspitos y sobrecogedores. Parques naturales, desiertos, costa, praderas, montañas, sabana… La belleza natural del país del suroeste africano es difícilmente igualable.

Ofrece paisajes que parecen de ciencia ficción, pero, además, es un lugar único en el mundo por la riqueza de la fauna que habita este territorio. Mención especial merecen las aves; solo aquí se puede ver al Inseparable de Namibia, uno de los pájaros más exóticos del mundo, y otras especies autóctonas.

Lo que hace a Namibia diferente es que ofrece todos los tópicos que asociamos al Continente africano, como los safaris o la calidez de sus gentes, pero en un ambiente diferente al que se esperaría de la África más “típica”.

Es un país que disfruta de alta estabilidad política y se encuentra entre los territorios más seguros del Continente (siempre con precaución, sobre todo en Windhoek, la capital). Al no ser un destino tan conocido como Sudáfrica o los resorts de Zanzíbar en Tanzania, sigue siendo un lugar perfecto para quienes quieran disfrutar de un entorno natural con tranquilidad y sin aglomeraciones.

Con un territorio muy extenso, pero una densidad de población muy baja (la segunda más baja del mundo), Namibia presenta el escenario perfecto para un ‘road trip’ de película. No vamos a decir que es superbarato, pero sí que tienen oferta para todos los bolsillos. En general, el alojamiento, los desplazamientos e incluso las entradas a los parques naturales son asequibles, muy económicos en algunos casos, pero, en los puntos de interés más populares, los precios se disparan. Aun así, como decimos, hay opciones para todo el mundo, desde cabañas de lujo en mitad del desierto hasta multitud de zonas para ir de camping.

Otro de los grandes atractivos de Namibia es su cultura. Fue colonia alemana, lo que ha dejado en herencia algunas de las mejores cervezas del Continente. El país es una mezcla de ese pasado colonial, del que hay varios ejemplos arquitectónicos y gastronómicos, y los distintos pueblos aborígenes.

Qué ver en Namibia: imprescindibles

Parque Natural de Etosha

Parque Natural de Etosha

Si la vecina Sudáfrica cuenta con la Reserva Pilanesberg y otros enclaves similares, Namibia no se queda atrás. Seguramente la más popular de sus reservas de fauna sea el Parque Natural de Etosha, donde, igual que en Pilanesberg, se pueden ver a los “Big Five”: el elefante, el león, el rinoceronte negro, el leopardo y búfalo cafre.

Etosha se encuentra sin duda entre las mejores reservas de fauna salvaje del mundo. África en estado puro.

Sossusvlei en el desierto del Namib

Namibia toma su nombre del desierto del Namib, del que se dice que es el más antiguo del mundo. En su parte central, dentro del parque natural Namib-Naukluft, se encuentra la salina de Sossusvlei, unas altísimas e impresionantes dunas de arena roja y naranja que forman una estampa única. Allí se puede observar también la belleza de otro paraje peculiar: Deadvlei, el lago seco al que rodean las que son las dunas más altas del planeta.

Desierto del Namib

Otro de los centros de atención del desierto de Namib es Spitzkoppe, una curiosa formación de granito con picos de cerca de 1.800 m de altitud. En estas “montañas” de piedra se pueden observar muchas pinturas de los San, uno de los pueblos naturales de Namibia.

Costa de los Esqueletos

Bautizada por la CNN como el “fin de la tierra”, podemos decir con seguridad que hay pocos paisajes en el planeta como la Costa de los Esqueletos, el mayor cementerio de naufragios del mundo. Sin embargo, también es posible hacer surf, disfrutar de un safari en un 4×4 o incluso vivir una experiencia irrepetible hospedándote en unas cabañas de lujo desde las que explorar una zona hostil y deshabitada que es realmente única.

Costa de los Esqueletos

Estos son solo algunos de los imprescindibles de un país que te dejará con la boca abierta constantemente. Namibia tiene mucho más que ofrecer, desde el cañón de Fish River a la ciudad de Swakopmund -que luce su herencia germana en la costa atlántica-, pasando por la bahía de Walvis, que puedes recorrer en catamarán para observar su rica población de focas o pelícanos.

Se recomienda viajar entre julio y octubre, cuando el clima es templado, llueve menos y es más fácil observar la fauna. Para visitar Namibia no necesitas ningún visado especial, solo tener pasaporte con vigencia de al menos 6 meses y dos páginas en blanco para poder recibir el cuño en el aeropuerto. Tendrás permiso para 90 días, aunque con 10-15 días serán suficientes para enamorarte de este bonito país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.