Alquiler de barcos en Ibiza y Formentera
Miscelánea

BarcoIbiza: la mejor opción para el alquiler de barcos en Ibiza y Formentera

Existen destinos que se disfrutan mejor con ciertas comodidades. Ir de viaje a Ibiza y Formentera siempre será un lujo, pero añadirá mucho más valor la posibilidad de alquilar un barco y no sólo dedicarse a disfrutar de sus tierras, sino poder explorar los tesoros ocultos que el mar pone a disposición también.

El Mediterráneo es uno de los lugares más bellos del planeta, ofrece a sus visitantes paisajes naturales únicos, llenos de color, soleados, que invitan al descanso y al disfrute. Y es justo en su entorno que están enclavadas las islas de Ibiza y Formentera.

El alquiler de barcos en Ibiza es la mejor forma de disfrutar de todo lo que ambas islas tienen por ofrecer, incluyendo su exuberante entorno. Para ello, BarcoIbiza ofrece este servicio con una buena cantidad de embarcaciones para elegir.

Cada una de las embarcaciones disponibles brinda las condiciones ideales para explorar los alrededores de la isla, sin preocupaciones y con la seguridad que este tipo de actividades demanda.

Para cada caso existe una embarcación apropiada, ya que dentro del catálogo hay gran cantidad de modelos disponibles que se adaptan a las necesidades particulares de los visitantes, en cuanto a espacio, capacidad y comodidades.

La selección de una embarcación

La selección de la embarcación será uno de los procesos más sencillos que se realizarán gracias al sistema de búsqueda que BarcoIbiza ofrece y que da la oportunidad de elegir en función a los siguientes criterios:

  • El tipo de barco: en este apartado se incluyen los yates, veleros, superyates, catamaranes o lanchas. También se puede acceder a una sección de embarcaciones recomendadas por la propia compañía.
  • La eslora: se refiere al tamaño de la embarcación y varía desde 1 hasta 30 metros, establecidos en distintos rangos.
  • La cantidad de pasajeros: para asegurar la comodidad a bordo, sobre todo en el momento de realizar el alquiler por varios días, hay que considerar las plazas. Para ello se puede seleccionar desde 1 a 12 pasajeros.
  • El patrón: para quienes no han navegado nunca y no tengan los permisos correspondientes, el alquiler puede ser con patrón. Si todos los documentos están en regla, se podrá acceder al servicio sin patrón.
  • El precio: lo bueno de tener un catálogo tan variado es que será posible ajustarlo a cualquier presupuesto, partiendo desde unos 300 euros por día.

En caso de que no se tengan los conocimientos necesarios para determinar qué embarcación es la que mejor cubre los requerimientos, la empresa también facilita asesorías para obtener recomendaciones.

Los superyates en Ibiza

El alquiler de superyates en Ibiza otorga exclusividad, pero son más buscados por la comodidad, sobre todo si trata de grupos grandes, ya sea de familiares o amigos.

Generalmente, las plazas para dormir son de 8 a 12 personas y la distribución de los espacios comunes es amplia, para que todos puedan disfrutar sin perturbarciones. Dentro de estos espacios se incluyen los que son abiertos y dan la oportunidad de disfrutar del paisaje y tomar el sol en plena fusión con el entorno natural.

Las cabinas están equipadas con muebles que dan la cuota correspondiente al descanso y el confort, aplicando un caso similar a los baños y los demás salones que están bajo techo.

Los superyates en Ibiza

En el caso de la cocinas, serán de un tamaño proporcional a las dimensiones de la embarcación, contando con los enseres requeridos para cocinar y disfrutar del momento en compañía de los seres queridos.

Las embarcaciones tienen una tripulación compuesta por personal cualificado que se encarga de atender a los usuarios con un servicio profesional en todo momento.

Para los superyates que tienen tripulación, ésta ofrecerá todo el conocimiento disponible sobre el entorno y podrán sugerir actividades y rutas para mayor diversión. Lo bueno del alquiler de barcos es que permiten acceder a lugares que son poco frecuentados y que, por lo tanto, brindan una mayor tranquilidad y escenarios vírgenes.

En algunos casos, los superyates pueden contar con vehículos acuáticos adicionales para actividades recreativas, pero esta opción hay que consultarla con la empresa en el tiempo que corresponda.

Pasos para el alquiler de un barco

Después de conocer toda la información anterior, llega el momento de decidirse a alquilar en BarcoIbiza, y en este punto, vale la pena conocer de qué manera seguir el procedimiento.

  1. Realizar la revisión de todo el catálogo en función a los datos mencionados más arriba.
  2. Proceder a reservar la embarcación. Ésta se podrá abonar en dos cuotas si se ha hecho la reserva con más de un mes de antelación. De tal manera, que el primer 50% se pagará al reservar, y el restante, 30 días antes de embarcar. De cualquier modo, el barco siempre deberá estar totalmente pagado antes de embarcar.
  3. Efectuar el pago a través de las vías aprobadas, ya sea por transferencia bancaria, tarjeta de crédito o la pasarela dispuesta dentro del sitio web de la empresa.

Hay que considerar que aunque BarcoIbiza hace la representación del alquiler de embarcaciones, cada una de ellas pertenece a un propietario que establece las pautas definitivas bajo las que se contratará su servicio. Es por ello que el proceso de reserva no se efectúa hasta que el cliente haya validado el presupuesto detallado del servicio.

Gracias a que los barcos más grandes incluyen cocina, será posible llevar los alimentos a bordo y prepararlos sin inconveniente, pues en la mayoría de los casos, este servicio está exento del alquiler normal del barco. Sin embargo, siempre existen opciones de lujo donde se podrán contratar servicios de catering, chefs, etc…, a bordo, con un coste adicional.

Caso similar aplica con las actividades recreativas adicionales y otro tipo de servicios como la limpieza del barco, las tasas portuarias, los amarres o los patrones. Todo esto probablemente se pueda incluir pero con un importe mayor.

Es por ello que la organización es fundamental, pues decidirse por alquilar un barco de un día para otro es probable que genere tropiezos en el camino, mientras que si se hace con un mes o más de antelación, se podrá trabajar en función a todas las necesidades que se tendrán a bordo y todo el viaje será para disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.