Articulaciones y frio
Salud

Articulaciones y frío: ¿Está realmente relacionado?

Las enfermedades articulares suelen producir una serie de molestias o síntomas clásicos como la limitación de la movilidad y dolor. Curiosamente, estos síntomas pueden agravarse o aparecer cuando las temperaturas bajan o el clima se torna más húmedo de lo normal, siendo esa la razón por la cual algunos aseguran que pueden predecir el momento en que va a llover.

¿Sabes cómo afecta el frío a tus articulaciones? ¿Qué puedes hacer para aliviar estos padecimientos? Hoy vamos a enseñarte algunas soluciones para que te enfrentes a las bajas temperaturas sin agravar enfermedades articulares como la artrosis.

¿Cómo afecta el frío y la humedad a las articulaciones?

Los pacientes con artrosis son especialmente sensibles a los cambios de presión atmosférica, cosa que ocurre horas o días antes de que llueva. En cambio, cuando se trata de artritis, las bajas temperaturas son las que afectan y multiplican las molestias.

Esto se ha podido confirmar gracias a un estudio realizado por el Instituto Poal de Reumatología de Barcelona, en colaboración con la Unidad de Salud Articular de Bioibérica Farma. Haciendo un seguimiento a 92 pacientes con enfermedades articulares, se llegó a la conclusión de que los cambios de presión, temperatura y nivel de humedad pueden acrecentar los síntomas de estas patologías.

Enfermedades articulares

¿Qué podemos hacer para aliviar los síntomas de forma natural?

Si eres una de las personas que sufre de artrosis o artritis, puedes prepararte para las bajas temperaturas de diferentes formas. Hoy te dejaremos algunos consejos que te serán muy útiles.

  • Realiza ejercicio suave y de forma regular. Puedes caminar, nadar, realizar ejercicios aeróbicos suaves o cualquier otra actividad que te ayude a mantener la flexibilidad de las articulaciones. De este modo no estarán entumecidas y no percibirás tanta molestia con los cambios de presión o temperatura.
  • Aplica calor directamente sobre las articulaciones que te duelen. Si las bajas temperaturas te han causado molestias, prueba colocando una bolsa tibia sobre la articulación con molestia y seguramente el dolor cesará.
  • Consume suplementos naturales. Existe una gran variedad de vitaminas para los huesos y articulaciones elaboradas 100% con ingredientes naturales, que tienen la capacidad de mejorar problemas reumáticos, osteoporosis, artritis y artrosis. Los antiinflamatorios naturales son otras de las alternativas disponibles, ya que permiten disminuir las molestias asociadas a procesos inflamatorios que son comunes en esta clase de padecimiento.
  • Evita la exposición a condiciones meteorológicas adversas. No se trata de mantenerse encerrado en casa, pero sí es mejor opción evitar exponerse a las bajas temperaturas. Si hay necesidad de hacerlo, lo mejor es utilizar guantes y ropa que proteja del frío para evitar los temibles dolores.
  • Masajes. Finalmente, los masajes pueden significar una ayuda para la artrosis en manos. El masajeador Manos Sanas es una excelente herramienta de rehabilitación que permite recuperar la sensibilidad de las manos, reactivar la circulación y eliminar la tensión muscular que se suele acumular en casos de artrosis.

Todos estos consejos son claves para sobreponerse a la llegada de las bajas temperaturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.