Dolores de espalda
Salud

Conductas diarias que pueden producir o empeorar los dolores de espalda

El dolor de espalda puede producirse por diversos motivos, usualmente relacionados con movimientos bruscos, levantar peso excesivo de manera inadecuada y sostener una postura incorrecta durante demasiado tiempo. En general, los dolores de espalda suelen durar unos pocos días si no tienen como origen una lesión.

De hecho, nuestros hábitos y conducta diaria en el trabajo, o incluso mientras descansamos en casa, tienden a ser los responsables de los dolores de espalda que solemos padecer. En las siguientes líneas te contaremos cómo combatir el dolor de espalda de una forma sencilla, simplemente modificando algunos hábitos indebidos que suelen pasar desapercibidos.

Es importante conocer esta información, sobre todo si consideramos que el dolor crónico de espalda es la principal causa de discapacidad en el mundo, con más de 540 millones de personas  padeciendo esta clase de dolor a nivel mundial, según la información de un estudio que fue publicado en 2018 por la prestigiosa revista médica The Lancet.

¿Cuáles son las conductas diarias que pueden empeorar un dolor de espalda?

Aunque en la mayoría de las ocasiones los dolores de espalda no tienen una causa que se pueda identificar a simple vista, los especialistas alertan que existen comportamientos cotidianos capaces de conducir a deformaciones en la columna, hernias, inflamaciones y muchas molestias en la espalda.

Conductas diarias que producen dolor de espalda

Postura incorrecta

Asumir una postura incorrecta al caminar, correr, hacer ejercicio, sentarse a trabajar frente al ordenador, ver la televisión o, incluso, cuando se duerme, es la causa más habitual de molestias en la espalda. Lo que suele ocurrir es que al asumir una postura incorrecta se distribuye erróneamente el peso y los músculos de la espalda son sometidos a un sobreesfuerzo capaz de generar dolor.

Levantar objetos pesados de manera equivocada

Existe una técnica específica para levantar peso en la que se realiza el esfuerzo con las piernas, pero es bastante usual que la mayoría de las personas la desconozcan y por tanto acaban usando la espalda en lugar de las piernas para elevar el peso, con lo cual terminan lastimando la musculatura de la espalda, generando dolores e incluso lesiones.

Falta de actividad física

Las personas sedentarias tienen mayores probabilidades de desarrollar dolores de espalda a causa de la falta de ejercicio físico. Los músculos deben ejercitarse, ya que de eso depende el desarrollo de una vida saludable, pero es bastante usual que en la vida moderna las personas se concentren en el trabajo y descuiden los hábitos saludables como el ejercicio diario.

Además de todo lo anterior, el tabaquismo, el exceso de peso, consumo de alcohol, alimentación inadecuada, la edad y las condiciones psicológicas de una persona pueden tener mucho que ver con que se agraven las molestias en la espalda, llegando a convertirse en dolencias crónicas con mucha facilidad.

Consultar con un médico especialista en traumatología y/o fisioterapia es fundamental para aprender a prevenir todas estas circunstancias, protegiendo la columna de lesiones, dolores y cualquier molestia que pueda perjudicar nuestra calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.