Dulces típicos compatibles con una dieta equilibrada
Nutrición

Opciones de dulces típicos compatibles con una dieta equilibrada

Ya sabemos el refrán: a nadie le amarga un dulce. Hay pocas personas que desdeñen los postres o los dulces, a pesar de que sabemos que, en muchas ocasiones, nos vendría bien eliminarlos para reducir el consumo de azúcar o grasas. Se trata de un manjar que, desde el punto de vista de nuestra salud, es prescindible. Ahora bien, no es grave darse un capricho de vez en cuando.

Es más: ni siquiera todos los dulces son iguales desde el punto de vista nutricional. Entre los muchos dulces y postres de que disponemos en nuestra gastronomía, hay algunos más saludables que otros. En este artículo vamos a darte algunas ideas, para que siempre dispongas de opciones de dulces y postres compatibles con una dieta saludable y equilibrada.

Galletas de castaña

Empezamos con un clásico entre los dulces gallegos. La repostería gallega es conocida por las filloas, la tarta de Santiago o los melindres. Son postres apreciados en toda España, a los que podríamos añadir la queixada, típica tanto de Cantabria como de algunas zonas de Galicia. Pues bien, a esta lista de superestrellas deberíamos añadir un dulce algo más desconocido, pero igualmente espectacular y muy saludable: las galletas de castaña.

La castaña, una de las bases de la gastronomía gallega hasta que se introdujo la patata desde América, es un alimento saludable porque aporta fibra y un alto contenido en hidratos de carbono complejos. Esto la convierte en un alimento muy saciante. A diferencia de otros frutos secos, la castaña tiene un bajo porcentaje en grasa y aporta una cantidad relativamente escasa de calorías: 200 por cada cien gramos.

Además, la castaña contiene todos los aminoácidos esenciales (lo que la convierte en un alimento muy aprovechable por quienes siguen una dieta vegana), no tiene gluten y ayuda al tránsito intestinal.

La castaña, que a algunas personas le puede parecer demasiado secas para comer tal cual, tienen una gran ventaja: quedan estupendamente en gran cantidad de postres. De ahí que se preparen exquisitos flanes de castaña o, como es el caso, unas galletas de castaña, riquísimas para merendar y muy saludables.

Tarta de queso

Es otro postre que puede ser muy saludable. El queso comparte las características nutricionales de la leche. Es fuente de calcio, proteínas (en cantidad superior a la leche) y vitaminas, principalmente de tipo A y D. Eso sí, contiene grasas saturadas, por lo que los nutricionistas siempre recomiendan que se consuma de forma responsable.

Pues bien, la tarta de queso que aquí te proponemos puedes elaborarla con queso fresco desnatado y sustituyendo el azúcar por un edulcorante. También necesitarás yogur natural (que puede ser desnatado), huevos, esencia de vainilla, ralladura de limón y mermelada de fresa sin azúcar.

Tarta de zanahoria

La tarta de zanahoria es un postre que puede ser muy saludable porque en este caso el ingrediente principal aporta casi todo el dulzor que necesitamos. Así, con zanahoria picada, nueces, harina, un chorreón de aceite de oliva, canela, levadura y esencia de vainilla, puedes preparar una tarta que hará las delicias de cualquiera durante la merienda, sin aportar todas esas calorías que suelen acompañar a algunos postres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.