Energia renovable para tu hogar
Miscelánea

Utiliza la energía renovable para abastecer tu hogar

Afortunadamente, y tras décadas de desinterés social por el medio ambiente, el fuerte impacto que nuestra sociedad de consumo está teniendo en la huella ecológica en los últimos años ha despertado la denominada conciencia medioambiental en la población. Interés por los problemas de la naturaleza que ha ido creciendo, gracias a lo cual muchos ciudadanos han empezado a apostar por energías alternativas más respetuosas con el medio ambiente, energías renovables como la solar, la eólica, hidráulica, geotérmica, mareomotriz…

En la actualidad, no solo podemos conducir coches híbridos y eléctricos, sino que cada hogar o cada edificio puede optar por la energía eólica o fotovoltaica para calentarse o producir electricidad. Sin embargo, es más que posible que no conozcamos cuales son las características o principales ventajas de cada una de ellas.

Por ejemplo, la energía solar térmica o termosolar se utiliza fundamentalmente para tener agua caliente. Para conseguirlo se recurre a la instalación de placas solares en el techo, necesitando aproximadamente entre 2 y 4 metros cuadrados de placas solares para calentar el agua que necesita una familia media (cuatro componentes), aunque evidentemente estos datos varían mucho en dependencia de la zona geográfica, las horas de sol y la intensidad de este, y de la eficiencia y calidad de los paneles solares. Aún así, las estimaciones hablan de un ahorro anual de en torno a 75 y 150 euros al año.

En segundo lugar, nombraremos la biomasa por su interés ecológico, que se utiliza para la calefacción y que proviene de energía orgánica, que se puede obtener de huesos de aceituna, cáscara de almendra y piñón o astillas de madera, por ejemplo. Aunque el desembolso inicial es mayor para este tipo de calderas o estufas, aproximadamente un 25% mayor, la inversión inicial se suele amortizar en 5 o 7 años y a partir de ahí representa un ahorro importante en comparación al gas, al gasoil o a los radiadores eléctricos habituales.

La energía solar fotovoltaica para producir electricidad

La energía fotovoltaica es una de las opciones que más éxito está cosechando por su alta eficiencia, y es una excelente alternativa a los paneles solares para producir electricidad en el hogar, por eso hemos considerado que se merece un apartado en exclusiva.

Paneles solares

Cuando hablamos de energía fotovoltaica, una pequeña instalación supone un desembolso de 6000 euros y nos permite ahorrar aproximadamente un 20% en la factura de la luz, pero si lo que buscas es poder desconectarte totalmente de la red tradicional, entonces la inversión ascenderá a unos 12000 euros.

La producción de energía solar fotovoltaica para autoconsumo no solo representa un ahorro para aquellos que se deciden a hacer la instalación, sino que contribuye a un planeta más limpio, a un futuro mejor para las generaciones que están por llegar, una esperanza ante tanto desarrollo insostenible.

Hay zonas geográficas que son especialmente propicias para este tipo de instalaciones, pues cuentan con una cantidad de horas de sol muy superiores a otras áreas, es el caso de las islas, por eso las energías renovables en Mallorca son hoy día tan demandadas, y es que sería casi un pecado no aprovechar el sol de Mallorca para construir un mundo mejor, más eco-friendly a la vez que ahorramos. 

Otras energías renovables para uso doméstico

Como decíamos al comenzar este artículo, afortunadamente hoy en día podemos contar con multitud de opciones en energía renovables de uso doméstico, como por ejemplo la energía eólica. En este caso la instalación que habría que realizar sería de aerogeneradores, que suelen tener una potencia que oscila entre los 5 y los 10 kW.

El coste de un aerogenerador pequeño es de entre 3.000 y 4.500 euros por kilovatio que produce y la amortización de la inversión se suele completar en un plazo aproximado de 7 a 10 años, en dependencia de datos como su emplazamiento, el consumo de cada hogar o las horas de funcionamiento.  No obstante, lo ideal para este tipo de energía renovable es que sea complementada con paneles solares.

Para almacenar tanto la energía que producen los aerogeneradores como los paneles solares necesitamos completar la instalación con unas baterías de almacenamiento. Las baterías almacenan la energía generada por el aerogenerador o los paneles solares suministrándola posteriormente para su consumo. La autonomía mínima que se recomienda es de tres días.En Mallorca, tal y como comentábamos con anterioridad, las condiciones para aprovechar las energías renovables, especialmente la solar fotovoltaica son muy favorables, pues cuentan con una media de 10 horas de sol diarias y existe un apoyo financiero por parte de las instituciones, y es que parece que empieza a verse un despertar y un cambio de posición en los gobiernos apoyando energías silenciosas, limpias y no contaminantes, dejando atrás el absurdo y abusivo impuesto al sol que impusieron gobiernos anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.