Envejecimiento y salud sexual masculina
Salud

Envejecimiento y salud sexual masculina

Si entendemos la salud sexual como un conjunto de procesos corporales y mentales propios de cada persona es lógico pensar que, con el paso de los años, va sufriendo cambios tanto en los órganos involucrados en ella, como en las áreas mentales que dominan la libido o deseo sexual.

En el género masculino el origen de estos cambios puede tener su causa en diversos factores que, por lo general, debilitan las relaciones íntimas, y no son idénticos, pero siguen un patrón conocido.

Sin embargo, en manos de profesionales de la salud sexual masculina es posible encontrar soluciones efectivas y a medida de las necesidades de cada uno.

Trastornos más comunes y causas del envejecimiento sexual

En el hombre la principal causa de la disfunción física sexual viene producida por la bajada de los niveles de testosterona, ya que esta hormona es en parte responsable de la fuerza muscular y del vigor o potencia en la función sexual. 

Entre los trastornos más habituales en la edad adulta encontramos los siguientes:

  • La disfunción eréctil: esta, además de estar relacionada con la segregación hormonal, suele tener otras causas como un riego sanguíneo defectuoso, enfermedades como la diabetes, el abuso de alcohol y los estados anímicos depresivos o ansiosos.
  • La eyaculación precoz: esta disfunción sexual se da en muchas ocasiones por un nerviosismo exagerado producido por sentimientos de incapacidad, que, aunque no fundados, bloquean a las personas. También hay causas físicas como las alteraciones hormonales y los problemas de próstata y uretra.
  • La disminución de la libido: la libido, o deseo sexual, es un sentimiento muy enraizado en el ser humano, ya que es básico para satisfacer el instinto de procrear. Cuando se llega a la edad adulta ese instinto disminuye, pero no tiene por qué ir acompañado de la desaparición del deseo. Esto último obedece más bien a causas psicológicas y físicas, como la falta de sueño, la mala alimentación o la tensión emocional.

Tratamiento de la salud sexual

Los tratamientos varían dependiendo de si el paciente presenta solamente una disfunción o varias, lo que es bastante frecuente si su origen es parcialmente psicológico.

Para saber cuál, o cuáles, van a ser los apropiados es prioritario realizar una exploración clínica que descarte patologías que requieran, además de un sexólogo, la intervención de especialistas médicos.

Las terapias conductuales son muy apropiadas y eficaces para controlar la eyaculación precoz, ya que proporcionan los mecanismos de control, que no se tienen, frente a la ansiedad que puede provocar la proximidad de una relación sexual.

Los tratamientos médicos, siempre prescritos por un doctor, son una buena solución en los problemas de erección, ya que no son invasivos e incluso pueden ser únicamente de aplicación dérmica.

Aunque a medida que se va envejeciendo el cuidado de la salud sexual deja paso en importancia a la salud general. Sin embargo, si esta no es grave o incapacitante, no hay por qué abandonarla, ya que, mientras haya vida es tan importante como cualquier otro aspecto del bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.