Cuerpo y mente el equilibrio es posible
Salud

Cuerpo y mente, el equilibrio es posible

Según todos los expertos, científicos, médicos y profesionales de la salud, el bienestar personal reside en el perfecto equilibrio entre cuerpo y mente. Y es que la colaboración entre nuestra psique y el cuerpo físico que lo soporta es constante, afectándose entre sí de manera continuada, desde que somos hasta que dejamos de ser. Por lo tanto, si queremos mantener una buena calidad de vida, debemos procurar encontrarnos bien tanto en un plano como en otro.

A continuación, vamos a describir algunas acciones que podemos acometer cada uno de nosotros para llegar a ese equilibrio tan importante para nuestras vidas, acciones que nos harán gozar de buena salud en las dos partes que nos conforman y complementan, el cuerpo y la mente.

El cuidado de la mente

Debemos entender nuestra mente como parte física de nuestro organismo, por lo que también necesita una buena alimentación y ejercicios para mantenerse sana. En este sentido, deberemos procurar incorporar o aumentar en nuestra dieta las cantidades de alimentos como el yogur, los arándanos, las nueces y almendras, el huevo, el pescado azul, el chocolate negro (por encima del 70 % de cacao), el té verde… y aumentar los ejercicios.

Los ejercicios mentales que podemos realizar para mantener activa o potenciar nuestra mente son la lectura y el aprendizaje constante, la meditación, la práctica del yoga, caminar, no estar demasiado tiempo sentados, un poco de ejercicio físico moderado diario (mínimo 15 minutos), dedicar más tiempo a estar rodeado de naturaleza, tomarse un tiempo a hacer el bien (colaborar con alguna organización, plantar árboles, limpiar las montañas o las playas de basura…), hacer más lo que te gusta (escuchar música, salir con amigos, hacer el amor…).

El cuidado de la mente

Pero, sobre todo, debemos actuar y acudir a un profesional cuando nos haga falta, cuando encontremos algún problema psicológico, aunque este no sea grave, que nos impida desarrollar todas nuestras capacidades o nos limite en ciertas situaciones, como pueden ser sociales o de pareja, que son las más habituales.

Y es que como nos dice el psicologo en León; esta profesión no solo trata de paliar enfermedades como las depresiones profundas o cuando el problema es extremadamente grave, un psicólogo es un profesional capacitado para ofrecer ayuda y solución a problemas más cotidianos, con el fin de que la vida de los pacientes que llegan a consulta sea más satisfactoria y plena. Con la visita a un psicólogo, las personas consiguen entender cómo piensan y qué sienten, sirviéndoles de guía para encontrar por sí mismos la solución a sus problemas.

El cuidado físico

Estaremos hartos de escuchar que la alimentación y la práctica de deportes o ejercicio físico de forma habitual es la mejor forma de mantener un buen estado físico, y no está falto de razón. Pero, en los tiempos que nos ha tocado vivir, debemos ser más específicos y sistemáticos en este sentido, ir al meollo de la cuestión y acceder a la información más completa para saber qué alimentos y qué ejercicios son los que a cada caso particular les resultan más eficientes.

Para ello, al igual que acudíamos a un psicólogo para mejorar nuestro estado mental y ser más felices, podemos recurrir a un dietista que nos haga un estudio de los alimentos y las proporciones que debemos ingerir, o a un coach que nos diga qué ejercicios son los mejores para mejorar nuestra salud física.

Igualmente, existen otros métodos más especializados, como los estudios antropométricos que se realizan en el centro de entrenamiento EDP en Madrid. Según estos profesionales del entrenamiento personal, con el Estudio antropométrico, saben mejor cómo ayudarte a lograr tus objetivos de forma física, y verás los resultados con precisión y mantendrás tu motivación alta para continuar mejorando, la única forma de conseguir un estado físico óptimo durante más tiempo.

La motivación, la diversión, el esparcimiento… son factores necesarios para que el deporte elegido o el ejercicio físico que realicemos no se abandone cuando llevemos un par de semanas o un mes, momento en el que la mayoría de nosotros deja de ejercitarse, ya sea por aburrimiento, por implicar demasiado esfuerzo o por la falta de alguno de los motivos antes citados.

Consejos para alcanzar el equilibrio cuerpo – mente

Si hemos atendido a lo descrito en este artículo hasta ahora, sabremos que el cuidado físico y mental es el primer paso que tenemos que dar para que se produzca la conexión, el constante diálogo que consiga llevarnos al equilibrio entre el cuerpo que nos sostiene y la mente que nos maneja. Pero no son los únicos pasos que debemos dar para llegar a este estado de plenitud y felicidad.

Debemos sumar al ejercicio físico y mental, una buena alimentación, sana y natural, de temporada, eliminando alimentos procesados, con demasiados azúcares, grasas y elementos refinados, y aumentar la ingesta de verduras y frutas. Debemos conseguir un descanso real para nuestro organismo con un sueño profundo y reparador, eliminar o reducir productos tóxicos para el cuerpo, como el alcohol, las frituras, las bebidas gaseosas o el tabaco, realizar actividades que nos diviertan, como leer, jugar con nuestros hijos, pasear por el parque…, tener planes de futuro que nos animen a levantarnos cada mañana, desconectar con frecuencia de la rutina, ayudar a otros y buscar el contacto con la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.