Contrato de compraventa
Miscelánea

¿Cuáles son las fases del proceso de compraventa de una vivienda?

Comprar una vivienda es un paso adelante en el camino de una vida en común. Es asentar las bases de un proyecto con vistas al futuro, un hogar donde asentarse y prosperar. Sin embargo, enfrentarse a la tarea tanto de adquirir como de vender un inmueble requiere tener en cuenta documentos y gestiones varios: la escritura de compraventa, su precio, los aranceles, impuestos… 

Es importante conocer cada uno de los trámites para caminar sobre terreno firme en cada momento del proceso, tal y como aconsejan los profesionales de Notaria-Madrid.es. ¿Por qué? Se trata de información importante puesto que, por norma general, las personas o familias deciden comprar una vivienda sin tener del todo claro qué fases han de superar, la importancia que tiene cada documento que firman, su valor jurídico o qué impuestos son aquellos a los que deben atender. 

La reserva de la vivienda, el primer paso

Pongámonos en la piel de una pareja que desea comprar una vivienda para comenzar un proyecto familiar. Esta pareja ha visitado diferentes inmuebles y, entre ellos, ya han decidido el que les parece adecuado para su futuro en común. Dentro de esa decisión, el precio de la vivienda ya ha sido comunicado, los interesados han aceptado las condiciones para realizar la compra y, para evita cualquier imprevisto, deciden realizar una reserva.

¿En qué consiste una reserva? En adelantar una pequeña cantidad del precio acordado para asegurar que la vivienda será de su propiedad una vez acabe el proceso. Este adelanto también se conoce hoy día como “señal”, y es un hábito que se ha normalizado en los últimos años, sobre todo, gracias a la mediación de intermediarios como las inmobiliarias en los procesos de compraventa de una vivienda.

Sin embargo, hay que tener en cuenta una señal no es un contrato de compraventa al uso, sino una forma de asegurar que el inmueble en cuestión queda fuera del mercado porque ya tiene un comprador que ha dado el primer paso para iniciar la operación. Una operación que debe culminar con la vivienda en su propiedad.

 El contrato privado de compraventa, el pacto

Después de realizar la reserva de la vivienda, llega el momento de formalizar de forma oficial el acuerdo entre comprador y vendedor. Es decir, dejar constancia mediante un contrato privado y definitivo de que las partes están de acuerdo en la compraventa del inmueble en todos los términos: precio, cláusulas, estado de la casa, cargas, situación urbanística, y un largo etcétera. La firma de este contrato es clave en el curso de los acontecimientos, puesto que todo lo que se refleje en él se debe cumplir.

Reserva de la vivienda

Es un documento de indiscutible valor jurídico, puesto que tras estampar su firma, ambas partes, comprador y vendedor, están obligados a cumplir lo que se refleje en el contrato. Es decir, el comprador a adquirir el inmueble por el precio acordado, y el vendedor a ceder la titularidad del mismo con los requisitos y condiciones estipuladas.

¿Qué ocurre si hay incumplimiento del contrato?

Como se ha comentado, la firma de este contrato privado de compraventa conlleva la obligatoriedad de cumplir con todo lo que indica el documento. Esto quiere decir que cualquier falta puede tener consecuencias en los tribunales. Por lo general, ante este tipo de situaciones, las autoridades proceden a la resolución del contrato y a instar a la parte infractora a devolver las cantidades aportadas hasta el momento y, si es necesario, hacer frente a posibles indemnizaciones.

Lo comentado hasta ahora es, en resumen, motivo necesario para, antes de firmar el contrato, analizar bien la situación: comprobar que el precio adecuado es el que se refleja en el documento, revisar la vivienda para ver que se encuentra en buen estado, contrastar que está libre de cargas… Una vez firmado, suele entregarse otra cantidad por parte de los compradores, que se estima entre el 10% y el 15% del precio total.

La escritura pública de compraventa, el paso final

Como último punto del procedimiento de compraventa de una vivienda se encuentra la escritura pública. Es un documento autorizado por un notario y cuyo contenido es trascendental, puesto que es el que confirma el traspaso de la propiedad al nuevo titular y será la prueba de referencia para consultar las condiciones acordadas, como por ejemplo, el precio. Además, el comprador tendrá acceso al Registro de la Propiedad para formalizar la operación.

Los gastos de escrituración

La escritura de una vivienda, como documento final del proceso, requiere de una serie de trámites que conllevan varios gastos. Estos gastos de escrituración se resumen en el pago al notario por la redacción y autorización de la escritura y el coste de la inscripción de la adquisición en el Registro de la Propiedad, algo imprescindible si la compra se realiza mediante hipoteca con una entidad bancaria. Además, también se debe hacer frente a un impuesto municipal y  a otros impuestos directos o indirectos, cuya cuantía variará dependiendo de si la vivienda es nueva o de segunda mano.

En definitiva, el proceso de compraventa de un inmueble se compone de diversas fases y trámites que conviene tener cuenta, y para ello la mejor opción es contar con asesoramiento especializado como el que ofrece Notaría-Madrid.es vendedor se respeten durante toda la operación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.