luz artificial cultivar marihuana
Miscelánea

Iluminación artificial para el cultivo de marihuana: consejos y guía de utilización

La luz es un componente fundamental para nuestro día a día. Para los seres humanos es fundamental, especialmente la luz natural, pues ayuda a activar la vitamina D. Pero si la luz es importante para el ser humano, mucho más lo es para las plantas, que requieren de la luz para uno de sus procesos vitales más importantes, la fotosíntesis.

Si hablamos del cannabis, su cultivo en huertos urbanos y de interior necesita en muchos casos de luz artificial. Una buena selección de esta iluminación juega un papel importante en la calidad y la cantidad de la producción, por lo que significa que es un punto importante a controlar para conseguir los mejores resultados.

¿Cuáles son las fuentes de luz más utilizadas?

A día de hoy, el cultivo de cannabis en interior implica alguna fuente de luz artificial, y las más utilizadas son las HID, CFL o la iluminación Led. A menudo vemos que en huertos urbanos y cultivos de interior se utilizan varias de estas fuentes de manera combinada.

Las lámparas HID, que reciben ese nombre porque son lámparas de descarga de alta intensidad, son las bombillas de cultivo de referencia desde los años 90. Aunque en la actualidad existen fuentes de iluminación más eficientes, las lámparas HID han ido mejorando en eficiencia: balastos digitales, reflectores de mator tamaño, etc. Esta razón es la que impulsa a muchos cultivadores a seguir utilizándolas.

consejos luz cultivo marihuana

Otro tipo de lámparas ampliamente utilizado son las denominadas CMH, lámparas de haluros metálicos de cerámica. Se trata de la evolución de bombillas de haluros metálicos convencionales. A pesar de su popularidad, las HID se consideran mejores.

Finalmente, tenemos la iluminación Led, que aspira a desbancar a la HID en el cultivo del cannabis. Los sistemas Led más avanzados son capaces de producir marihuana a la instalación HID, si bien son muchos los que optan por esta última elección.

Como norma general, las bombillas más indicadas para el cultivo de cannabis en el interior son las de 400 y 600 W. En cualquier cultivo, todas las luces deben colocarse al mismo nivel, con una altura entre 30 y 50 centímetros por encima de la copa de las plantas y siempre es preferible utilizar sistemas que sean ajustables, para que puedan ser recolocados a medida que las plantas van madurando y creciendo en altura.

Tipos de luces para los estadíos del cultivo

Además del tipo de Iluminación para marihuana, esto es, la luz artificial para el cannabis, no debemos vigilar solo la tecnología de la luminaria, sino también la temperatura de la luz. Así, dependiendo de la fase de crecimiento de las plantas, deberemos optar por una iluminación para cultivo de interior u otra.

Iluminacion artificial para el cultivo de marihuana

Durante la fase de crecimiento es adecuado utilizar luz azul mientras que en el periodo de floración es más adecuada la luz naranja. Los colores de los espectros miden la temperatura de la luz y, aunque esto es importante, lo realmente relevante para el cultivo es que estas tonalidades imitan a la luz primaveral y otoñal.

Los cultivos de interior deben asemejarse lo máximo posible a la situación climatológica y los biorritmos de las plantas, es decir, simular el crecimiento en el exterior, en condiciones naturales, pero elevando la producción. Si medimos la temperatura de las luces en grados Kelvin, las luces cálidas: tonos amarillentos, anaranjados y rojizos… son las más frías. En cambio, la luz a altas temperaturas Kelvin es la que ofrece tonos más azulados.

Condiciones ambientales que necesita la marihuana

Además de la luz, el cultivo interior de marihuana depende en gran medida de otros dos factores: la temperatura y la humedad. Cuidando estos tres agentes, el cultivo podrá estar más alejado de plagas y enfermedades.

Durante la fase de crecimiento, ya sea para cultivo urbano o de interior, lo ideal es conseguir una humedad alta, en torno al 70 u 80%, y una temperatura de 24 grados. El espectro de luz debe ser frío, es decir, luz a altas temperaturas Kelvin.

Condiciones ambientales que necesita la marihuana

En la web armarios de cultivo encontramos kits de cultivo completos para poner en práctica una plantación, ya sea a nivel profesional o nivel aficionado. Un armario de cultivo es una forma cómoda de obtener una alta producción de cannabis en espacios reducidos en interior.

Durante la fase de floración, la humedad debe ir reduciendo de manera progresiva, hasta alcanzar condiciones del 50% en plena floración. De este modo evitamos que aparezcan hongos en los cogollos. A oscuras, la temperatura ideal son 20 grados centígrados mientras que con luz, esta temperatura debe subir a los 26 grados.Un último aspecto importante es la renovación del aire. En cultivos urbanos esto es menos peligroso puesto que el aire se renueva de manera natural, pero en muchas salas de cultivo interior son interesantes los ventiladores para remover el aire interior, que evitan la formación de bolsas de aire caliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.