Tecnología en la agricultura
Miscelánea

La importancia de la tecnología en la agricultura

Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza en numerosos sectores, si bien es cierto, en algunos han dado un giro total, debido a las facilidades que han aportado, lo que han hecho que se mejore la productividad y el rendimiento, como es el caso de la agricultura.

Como es evidente, los tiempos han cambiado y, por tanto, la sociedad ahora tiene nuevas demandas con el objetivo de contar con mayores facilidades a la hora de realizar ciertas tareas. En este sentido, las tecnologías han cobrado un mayor protagonismo, sabiendo que gracias a ellas la productividad y el rendimiento en muchos sectores han aumentado de manera notable.

En este sentido, es en la agricultura donde quizás se ha notado mucho más este cambio, sabiendo que contar con equipamientos tecnológicos innovadores en este sector, también ha hecho que haya una mayor trazabilidad y se apueste más por la sostenibilidad.

Sin ir más lejos, la maquinaria agricola en Galicia está dando pasos agigantados, teniendo en cuenta que es una región eminentemente agrícola siendo esta actividad el principal motor de su economía. De igual modo, también es una pieza clave en la economía general del país, precisamente por este motivo, se está apostando por su mejora y su desarrollo en todos los aspectos.

¿Qué es exactamente la tecnología en la agricultura?

Cuando se habla de tecnología en la agricultura se está haciendo referencia a la inserción de avances tecnológicos dentro de las herramientas y maquinarias agrícolas que se suelen utilizar para llevar a cabo la actividad. El objetivo es conseguir mayores avances dentro del modelo de trabajo establecido en esta área, así como el aumento de la eficiencia en cualquier explotación.

Es decir, lo que se pretende conseguir con la tecnología en la agricultura es facilitar las tareas a los agricultores, así como aumentar el rendimiento de los diferentes tipos de cosechas y ahorro. En otras palabras, llevar a cabo un mayor número de tareas, en menos tiempo y aminorando el personal.

Principales beneficios que aporta la tecnología a la agricultura

Como ya se ha mencionado anteriormente, la tecnología ha adoptado un gran protagonismo en muchos sectores, sabiendo que en la agricultura es mucho más. Hay que decir que esta importancia radica principalmente en todos los beneficios que aporta la tecnología con base en su uso en esta actividad, teniendo en cuenta que estos beneficios van mejorando a medida que pasa el tiempo, puesto que las tecnologías también mejoran añadiendo sistemas de monitorización o robótica, entre otras muchas más cosas. 

Basándonos en esto, es importante mencionar tres ventajas principales. Así, una de las primeras cosas que hay que comentar es que, gracias a las nuevas tecnologías en la agricultura, se puede tener un mayor ahorro de costes, debido a que estos equipos y sistemas permiten que se puedan aplicar cantidades mínimas en áreas muy concretas.

El ahorro también se observa en el tiempo de ejecución de cada acción, debido a que la tecnología insertada en los sistemas y equipos agrícolas ayudan a que las tareas se realicen en mucho menos tiempo.

De igual modo, han cobrado protagonismo en esta área los software de gestión, a través de los cuales, se pueden llevar a cabo todos los trámites y procesos burocráticos fácilmente, con tan solo un clic.

¿Qué otros beneficios se pueden destacar?

Además de los mencionados anteriormente, hay que decir que la tecnología en el sector agrícola aporta muchísimos más beneficios. De esta manera, es importante comentar que ayuda a aumentar bastante la productividad de los cultivos.

También hay que decir que el precio final del producto disminuye, ya que se consume menos agua, así como se utilizan menos pesticidas y fertilizantes.

Otra gran ventaja es que son menos los vertidos que se echan a las aguas subterráneas o a los ríos, a lo que se suma que los trabajadores cuentan con mayor seguridad a la hora de realizar sus tareas.

Aparte, se reduce bastante el impacto ambiental, se puede llevar un mejor control de la explotación, aumenta la eficiencia de los cultivos y la calidad de los productos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.