Sequedad ocular
Salud

¿Cómo tratar un problema de sequedad ocular?

La sequedad ocular es un problema bastante común y molesto para las personas. Esta afección puede presentarse en determinadas situaciones, en las que el ojo no lubrica de forma adecuada, por lo que la persona puede presentar picazón, ojos rojos o ardor.

La sequedad ocular es un padecimiento muy molesto para la mayoría de las personas. Esto ocurre cuando las lágrimas son insuficientes por múltiples razones, lo cual causa que los ojos se irriten, enrojecen o provoquen irritación.

Actualmente, existen varios tratamientos para controlar la sequedad ocular. Uno de los productos que más se recetan por su eficacia, es el hylo gel, que son gotas de lágrima artificial para los ojos, con el fin de lubricar la superficie ocular. Sin embargo, hay otras medidas que pueden reducir esta afección.

Factores que aumentan el riesgo de padecer ojos secos

Algunos estudios han determinado varios causantes de la sequedad ocular, sin embargo, estos factores se pueden corregir para reducir los riesgos de tener ojos secos.

A continuación se mencionan algunos de ellos.

  • Uso de pantallas: mantenerse durante mucho tiempo delante de un ordenador u otros dispositivos digitales podría aumentar el riesgo de presentar síntomas de ojo seco. Esto se debe a que la persona tiende a parpadear con menos frecuencia y profundidad
  • Uso de lentes de contacto: este factor podría contribuir a los problemas de sequedad ocular, de hecho, algunas personas dejan de usarlas por molestias o incomodidad. Sin embargo, esto se puede controlar con el uso de lágrimas artificiales
  • Envejecimiento: el conocido síndrome de ojo seco puede aparecer a cualquier edad. Sin embargo, algunos especialistas aseguran que es muy frecuente que las personas de edad media padezcan estos síntomas
  • Menopausia: las mujeres afrontan mayores riesgos de padecer sequedad ocular cuando inician el periodo de la menopausia.
  • Ambientes interiores: algunos factores, como el aire acondicionado, los ventiladores y los sistemas de calefacción, podrían generar síntomas de sequedad ocular. Por ejemplo, la persona que se encuentre en un ambiente similar, podría presentar ojos rojos, irritación o picazón.
  • Ambientes exteriores: algunas condiciones climáticas pueden aumentar las posibilidades de presentar ojos secos. Este es el caso de los climas áridos, bajos niveles de humedad o las fuertes ventiscas.
  • Vuelos frecuentes: es muy común presentar malestar en los ojos al pasar mucho tiempo dentro de un avión. Esto se debe a que el aire de las cabinas de los aviones es muy seco.
  • Fumar: los cigarrillos están relacionados con múltiples enfermedades y afecciones. En el caso de la visión, este mal hábito puede traer consigo sequedad ocular, degeneración macular, cataratas y otros problemas oculares graves
  • Condiciones de salud: algunas enfermedades contribuyen a la aparición de este padecimiento, por ejemplo, la diabetes, lupus o trastornos relacionados con la tiroides.
  • Medicamentos: algunos fármacos pueden aumentar los riesgos de síntomas de resequedad. Por ello, siempre es importante consultar con un profesional sobre este padecimiento.

Tratamientos que previenen la sequedad ocular

Afortunadamente, en la actualidad existen varias opciones para tratar el conocido síndrome de ojo seco, entre ellos, los especialistas suelen recetar lágrimas artificiales de uso regular. Una opción ideal es el hylo gel, cuya composición de ácido hialurónico al 0,20% ayuda a las personas que padecen sequedad, escozor o sensación de cuerpo extraño.

También es recomendable adquirir algunos hábitos para reducir significativamente los síntomas de sequedad ocular. Por ejemplo, tener descansos frecuentes cuando se trabaja mucho tiempo delante de la pantalla de un ordenador o dispositivo móvil.

Si la molestia persiste, es importante acudir a un profesional. En algunos casos, un especialista podrá recomendar medicamentos oftalmológicos de venta restringida o llevar a cabo procedimientos que se deben realizar en un consultorio, con el fin de disminuir la irritación o la inflamación de los ojos.

Con la llegada de los dispositivos digitales, la sequedad ocular se ha vuelto una afección muy frecuente entre las personas, por lo que es importante tener un control con un especialista, que pueda brindar un correcto tratamiento, con el fin de corregir este malestar visual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.