Respetar las normas viales
Miscelánea

Conducir bien y respetar las normas viales es beneficioso para todos

En la televisión se pueden observar múltiples campañas de seguridad vial para concienciar a la población del peligro de conducir bajo los efectos del alcohol o distraerse al volante, ya que no solo la vida del conductor está en juego, sino también la del resto de personas que se encuentran en la vía.

Para reducir las infracciones y las muertes en la carretera, se decidió implantar el sistema de pérdida de puntos. De esta forma, los conductores que cometen infracciones graves van perdiendo puntos hasta que les pueden quitar el permiso de conducir. Por este motivo, si se necesitara, existen formas y lugares tanto físicamente como online donde podrás recuperar puntos carnet.

¿Qué es el sistema de pérdida de puntos?

El sistema de pérdida de puntos lleva funcionando desde el 1 de julio de 2016. Desde su vigencia, más de 7 millones de personas han sido sancionadas perdiendo un total de 35,5 millones de puntos, según un informe recogido por la Dirección General de Tráfico (DGT).

Aunque cabe señalar que el 73% de los conductores españoles no han cometido ninguna infracción grave y mantienen todos los puntos del carnet. Pero, ¿cuántos puntos puede almacenar un conductor? Un conductor novel tiene un total de 8 puntos. Pasados los tres años, y siempre que no haya realizado ninguna infracción grave, tendrá 12 puntos.

Reducir las infracciones en carretera

De la misma manera, si la persona tiene una actitud correcta al volante, a los tres años siguientes obtendrá 14 puntos. Y si tres años más tarde, sigue respetando las normas, conseguirá el máximo de 15 puntos.

¿Qué infracciones se penalizan con la pérdida de puntos?

Entre las infracciones graves más comunes donde se quitan los puntos del carnet de conducir, destacan: un 42% el exceso de velocidad, un 13% conducir sin el cinturón abrochado, un 9% usar el smartphone mientras se conduce y un 9% conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Por otro lado, cabe señalar que la gravedad de una infracción viene determinada por el juicio de un legislador y de un acuerdo científico en función de la amenaza a la seguridad vial. No obstante, la pérdida de puntos con respecto a las infracciones y su gravedad viene determinada en la Ley de Tráfico, concretamente, en los artículos 76 y 77.

¿Qué problemas conlleva perder los puntos del carnet?

Si una persona ha perdido total o parcialmente los puntos de su carnet de conducir puede recuperarlos de varias formas. Por un lado, existe la recuperación parcial para aquellos que no han perdido todos los puntos y quieran recuperar un máximo de 6. Esta recuperación se consigue realizando cursos de reeducación y sensibilización vial.

No obstante, no es algo que se deba tomar a la ligera, ya que los conductores noveles solo podrán hacer un curso cada dos años y en el caso de los profesionales podrán hacer uno cada año. Por otro lado, si no se quiere hacer el curso, el conductor puede recuperar los 12 puntos iniciales, si está durante dos años sin cometer ninguna infracción grave. Y si ha perdido los puntos por infracciones muy graves, tendrá que estar tres años.

En el momento en que un conductor pierde todos los puntos, la Dirección General de Tráfico se encarga de quitarle el permiso de conducir. Por tanto, si una persona conduce un coche sin puntos, y no ha pasado el periodo de carencia, puede enfrentarse a una pena de entre 3 a 6 meses de cárcel, de 12 a 24 meses de multa o de 31 a 90 días de trabajos comunitarios.

¿Cómo recuperar los puntos perdidos?

Para empezar, es importante respetar el periodo de carencia. Durante este periodo hay que estar sin conducir durante 6 meses en el caso de los noveles y durante 3 meses en el caso de los conductores profesionales. Al final, hay que examinarse de un curso de recuperación total. Si se aprueba el test se podrán recuperar 8 puntos.

En caso de suspenso, la persona tendrá que hacer un ciclo adicional y volver a examinarse. Y si el conductor suspende otra vez, tendrá que volverse a matricular y realizar el curso entero para poder presentarse a la prueba.

Estos cursos se realizan en centros que la DGT, el Servei Català de Trànsit o la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco autoriza para ello. El objetivo es que los conductores reciban un aprendizaje basado en las infracciones que han cometido. Para ello, se emplean debates y testimonios de víctimas en un siniestro de tráfico.

Toda esta enseñanza hace que el conductor sea consciente de todo lo aprendido durante el curso. Al fin y al cabo, la mayoría se integran en estos cursos por obligación, ya que les cuesta tiempo y dinero, pero cuando lo terminan valoran la educación recibida.

Los precios de los cursos vienen determinados por la Administración. Con respecto al territorio peninsular, el curso de recuperación inicial cuesta 211,67 euros, el de recuperación total 398,45 euros y el ciclo adicional 124,51 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.