Trastorno de ansiedad
Salud

Qué hacer para superar el trastorno de ansiedad

El trastorno de ansiedad es una condición que lamentablemente afecta a muchas personas hoy en día. Algunos profesionales opinan que esa alta incidencia se debe al estilo de vida actual, al aislamiento al que se someten muchas personas o a la desconexión emocional que experimentan algunos, lo cierto es que es una condición que incapacita y debe ser tratada de inmediato.

¿Qué hacer ante esta situación?

Es muy importante conseguir ayuda profesional, un psicólogo en Denia te puede ayudar de manera importante a superar el trastorno de ansiedad en cualquiera de sus formas.

Las personas que padecen este trastorno, se enfrentan a la incomprensión de los demás, incluyendo los familiares, por lo general, el entorno minimiza el problema y trata de ignorarlo. Es por ello que es importante hablar con un psicólogo, quien tendrá la empatía y sensibilidad para conectarse con el paciente, y además, asesorar a los familiares más cercanos sobre la manera de tratarlo.

Síntomas del trastorno de ansiedad

Un buen psicólogo tratará el trastorno de manera efectiva con técnicas adaptadas a cada caso. Cabe destacar que la ansiedad es una respuesta natural del organismo hacia determinadas situaciones, por lo que un profesional experimentado sabrá distinguir cuándo es una ansiedad normal y cuándo se ha convertido en una enfermedad que puede empeorar con el tiempo.

Síntomas del trastorno de ansiedad

Los siguientes síntomas se enumeran como manera de orientación, no siempre se presentan todos. Para determinar si se trata de un trastorno, lo más importante es que los síntomas se presenten sin causa aparente y sin poder controlarlos. Siempre deben ser evaluados por un psicólogo, quien determinará si corresponden o no al trastorno de ansiedad:

  • Estado de nerviosismo constante. La persona está en un perenne estado de agitación como si estuviera esperando que suceda algo. Hay sobresaltos ante cualquier estímulo, como por ejemplo, ruidos en el exterior, ser tocado casualmente y cualquier otro evento cotidiano.
  • Sensación de estar en peligro. El paciente siente que en cualquier momento le ocurrirá algo que lo dañará, sin embargo, no sabe a ciencia cierta qué es. Esta sensación lo mantiene en alerta y pendiente de cada acontecimiento a su alrededor.
  • Ritmo cardíaco acelerado. Esto es fácilmente medible. La persona tiene el pulso por encima de lo normal, sin haber hecho actividad física. Lo normal es que las pulsaciones en una persona estén por debajo de 100 por minuto.
  • Hiperventilación. Al igual que el ritmo cardíaco, la respiración también se acelera y puede haber jadeo. Esto es detectable a simple vista.
  • Sudores, temblores y hormigueo. La persona puede experimentar sudor corporal y temblor en las manos, y el hormigueo puede ser en cualquier parte del cuerpo, pero es muy común que ocurra en la cara, pecho y brazos.

Consejos para mejorar este trastorno

  • Si se experimentan los síntomas anteriores, es importante acudir a un psicólogo para ser evaluado apropiadamente. No se debe restar importancia a la sintomatología, si se ha estado sufriendo de ello por más de una semana habrá que acudir al especialista.
  • Es importante realizar ejercicio físico, la práctica de deporte, el entrenamiento en el gimnasio o simplemente caminar, es una herramienta importante para prevenir el trastorno de ansiedad o aminorar los síntomas. Por ejemplo, hay grupos de senderistas que combaten los síntomas de la ansiedad.
  • Es determinante evitar la ingesta de productos que alteren el sistema nervioso central, esto incluye drogas, alcohol, café en exceso, etcétera. Al contrario, es mejor ingerir infusiones naturales que ayuden a conciliar el sueño.
  • Es aconsejable cuidar la alimentación, comiendo productos saludables, aumentar la ingesta de frutas, verduras y proteínas. Esto mejorará la digestión y ayudará a equilibrar el estado emocional.
  • Es bueno establecer una rutina y seguirla, por ejemplo, mantener un horario fijo para comer y dormir, hacer ejercicio a la misma hora todos los días, etcétera. El orden y organización inciden positivamente en el estado mental.
  • Es muy importante realizar una actividad que sea de mucho agrado, algo que se goce, un hobby. De esta manera, por algunas horas al día, la persona se entregará al disfrute y al ocio, lo que tendrá un impacto positivo en la autoestima y el bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.