Ventajas de las piscinas hinchables
Hogar

¿Cuáles son las ventajas de las piscinas hinchables?

Las piscinas hinchables son piscinas autosuficientes que ofrecen una excelente opción a quienes no pueden o no quieren tener una estructura de obra.

Simplemente debes elegir y comprar un modelo apropiado, instalarlo en un terreno plano, inflarlo, llenarlo de agua y disfrutar de un agradable baño en la comodidad de tu casa. El resultado: niños y padres felices.

Diversidad de modelos

Muchos creen que las piscinas hinchables son para niños; sin embargo, existen modelos más sofisticados que vienen equipados con sistema de filtración. Algunas piscinas tienen refuerzos laterales para soportar la superficie de la bobina y pueden alcanzar un tamaño más grande que las piscinas elevadas o tradicionales.

Esta gama de piscinas inflables es para toda la familia, niños y padres por igual.

¿Quieres comprar una mini piscina hinchable para tus hijos o una piscina hinchable de tamaño promedio para toda la familia? Continúa leyendo y conoce todas las ventajas que ofrece este tipo de piscinas.

Piscinas hinchables

Ventajas

Con una piscina de este tipo tendrás alivio y diversión asegurada en los meses de calor, sin tener que gastar mucho dinero. Además te ahorras el papeleo porque no requiere licencia de obra. Dentro de las ventajas más notables se encuentran:

  • Sencillez y rapidez de instalación: no es necesario que hagas un trabajo específico. La piscina hinchable debe colocarse en un piso plano sin grava. Esta es la única condición. Para el montaje, simplemente tienes que hinchar la estructura.
  • Bajo precio de instalación: tú mismo puedes instalar la piscina sin necesitar la ayuda de un profesional. Solo tienes que leer atentamente las instrucciones de instalación para todo lo que concierne al circuito de filtración del agua, en caso de que corresponda.
  • Precio de compra: una piscina hinchable cuesta desde los 10 € para modelos pequeños y hasta 500 € para piscinas grandes. Con respecto a la compra, no es necesario que contactes a un profesional, puedes elegir piscinas hinchables directamente desde tu casa a través de internet.
  • No hay problema de almacenamiento: la piscina se almacena al final del verano o incluso después de cada baño, dependiendo de su tamaño. Solo tienes que deshincharla y doblarla.
  • No existe riesgo de lesiones: con sus esquinas redondeadas, la piscina hinchable no presenta un peligro en sí misma; sin embargo, nadar obviamente implica riesgos.
  • No genera restricciones legales o reglamentarias: no es necesario pedir permiso para instalar estas piscinas.

Precauciones de uso

En el momento de la compra, es una buena idea tener un kit de reparación porque son piscinas frágiles. Instala la piscina en un suelo perfectamente nivelado y protégela si es posible. Si las llenas en un terreno demasiado empinado, puede volcarse o romperse debido al peso del agua.

Tan pronto como deje de usarse (temperaturas más bajas, cambio de estación), límpiala y sécala antes de almacenarla. No te demores en hacerlo para que no se eche a perder antes de la próxima temporada.

Ten cuidado con los pequeños. A pesar de que estas piscinas suelen tener una profundidad de 20 o 30 cm, es suficiente para ahogarse. Se recomienda la presencia de un adulto obligatorio durante los momentos de baño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.