Controlar el peso con una dieta equilibrada
Nutrición

Cómo controlar el peso con una dieta equilibrada

A menudo cometemos tremendos errores en nuestra alimentación con el objetivo de vernos y sentirnos mejor. Algunos de los errores más típicos y que, a menudo, ponen en peligro nuestra salud, tienen que ver con las dietas demasiado restrictivas que buscan perder peso rápidamente, esas dietas milagros que se suelen hacer antes de un evento, como una boda, o, sobre todo, con la llegada de la temida operación bikini.

Estos despropósitos alimenticios tienen pésimas consecuencias para nuestra salud y, además, suelen acarrear un importante efecto rebote (yo-yo), por lo que, en realidad, a final de cuentas, estaremos peor que cuando empezamos.

Tal y como nos aseguran los profesionales, como los que componen el equipo de la clínica nutricionista en barcelona que encontrarás tras este enlace, el secreto está en cambiar los hábitos alimenticios y llevar una vida más saludable para que la pérdida de peso sea real y segura, y para que, además, se estabilice en el tiempo.

Como no todos somos iguales, ellos estudiarán cada caso particular ofreciendo a cada paciente una dieta totalmente personalizada que le ayude a lograr sus objetivos, siempre teniendo en cuenta que no se trata de un régimen muy restrictivo para conseguir resultados muy rápidos, sino que se trata de estar mas saludables y mantener un peso apropiado.

Dieta y estilo de vida

Para que una dieta tenga éxito, tiene que formar parte de tu estilo de vida y aunque no bajes muchísimos kilos en poco tiempo, lo importante es que bajes de peso de manera gradual y que te mantengas en tu peso ideal permanentemente.

Dieta y estilo de vida

En líneas generales, debes adquirir unos buenos hábitos para lograr tu propósito de bajar de peso y después continuar con un mantenimiento apropiado.

Algunos hábitos saludables

Para perder peso, la clave está en gastar más calorías de las que comes, así que no se trata de dejar de comer o de estar contando calorías la mayor parte del día, se trata de aumentar la quema de grasas con ejercicio, que puede ser caminar a paso ligero, salir a correr, bailar…, todo dependerá de nuestro estado físico y lo que nos motive, pues deberemos buscar una actividad que seamos capaces de mantener en el tiempo, y para conseguirlo lo mejor es que nos sintamos bien realizándola.

Si eres una de esas personas que necesitan un extra de motivación, y además eres sociable, nada como buscar un grupo con el que compartir una afición que además sea saludable y te ayude a quemar calorías. De este modo, y reduciendo un poco la cantidad de comida que ingerimos habitualmente, ya estaremos perdiendo peso sin problemas.

Otro hábito que debemos seguir es el de comer alimentos bajos en grasa, evitando los alimentos procesados y refinados, los fritos, la comida rápida, la mantequilla… También deberemos eliminar o limitar el consumo de azúcar, sobre todo el de los refrescos.

Por el contrario, tendremos que aumentar la ingesta de alimentos frescos, sobre todo frutas y verduras, que nos aportan muchas menos calorías que los alimentos preparados y son más fáciles de digerir. Al incluir verduras en todos tus platos, te llenarás antes consumiendo muchas menos calorías que si estuviese consumiendo pan, chacinas, embutidos… y, además, estarás dándole a tu cuerpo todas esas vitaminas que necesita para su correcto funcionamiento.

Otro hábito a incorporar es el de limitar las raciones, y en este caso tampoco vamos a pedirte que te lleves el día midiendo o pesando alimentos, pero recuerda estas proporciones.

La porción de carne o pescado debe ser un cuarto de tu plato, la porción de carbohidratos, ya sea legumbres, arroz, pasta…) otro cuarto y la porción de verduras la mitad del plato. Para controlar las cantidades totales y perder peso, lo mejor es que recurras a utilizar platos pequeños, pues también comemos por la vista y tendremos la sensación de que estamos comiendo más al ver un plato lleno.

Si al principio te quedas con hambre, hasta que te habitúes, debes saber que es completamente normal y saludable, que, si tu cuerpo ha ido acumulando grasa y tienes sobrepeso, es porque has estado comiendo de más, pero siempre con moderación, por eso en ningún cas podemos dejar de comer, con dietas peligrosas, ni dejar de ingerir grupos de alimentos que nos puede acarrear numerosas carencias.

 El papel del nutricionista hoy día

Llevar una alimentación equilibrada es fundamental para tener una vida saludable y, en este sentido, hoy día el papel que desempeña el nutricionista es vital para conseguir llevar un estilo de vida saludable y alcanzar los objetivos que nos hayamos propuestos en relación no solo a bajar peso, sino a nuestra propia salud. Este papel es esencial ya que vivimos en una sociedad con un estilo de vida predominantemente sedentario donde el 60 % de la población sufre sobrepeso y la tasa de obesidad se ha duplicado en los últimos veinte años.

Un nutricionista es un experto en alimentación y nutrición que elaborará planes dietéticos personalizados para que puedas lograr los objetivos de pérdida de peso, si es lo que necesitas, o conseguir otro objetivo que el paciente se proponga relacionado con la alimentación, sin arriesgar su salud, sino aumentándola.

Y es que, aunque el problema por el que la mayoría de los pacientes acuden sea por el sobrepeso, no es la único área que trabajan, y es que hay una pequeña parte de la población que sufre por estar debajo de su peso o su índice de masa corporal y también nos encontramos con trastornos alimenticos, que son un tema aparte y que deberán ser tratados por un equipo multidisciplinar que aporte ayuda psicológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.