Historia y beneficios de las lentillas
Salud

Lentillas: historia y beneficios de usarlas

Las lentillas tal y como se conocen hoy en día han sufrido un gran cambio y han mejorado en cuanto a calidad y comodidad. La idea aparecería en 1823 de la mano del astrónomo Sir John Herschel, pero no sería hasta 1927 cuando se comercializaron las primeras lentillas de contacto. F. A Müller crearía la primera lentilla de cristal aunque no podemos hablar de unas lentes realmente cómodas hasta 1938. El paso del tiempo ha hecho que el mercado tenga cada vez más variedad y calidad, además de abaratar muchísimo más el producto. Sin duda el gran paso fue conseguir que las lentillas pudieran ser desechables.

Hoy en día, gracias a los avances aplicados en las lentillas, es posible llevarlas cada vez más tiempo sin que se deteriore la salud ocular.

¿Cuáles son los beneficios de las lentillas?

Comodidad. Por fin se acabaron los inconvenientes como la suciedad en el cristal de las gafas o que se empañan continuamente por el cambio de temperatura. Se puede realizar cualquier tipo de deporte desde correr hasta nadar. Las lentillas consiguen evitar problemas como la suciedad o que se empañen al usarlas. La comodidad que reporta y la calidad de visión es otro gran beneficio de este producto.

Campo de visión. Usar lentillas implica tener un campo de visión total. Al contrario que las gafas que tan solo permiten enfocar parte del campo de visión. Esto consigue que el usuario se sienta también mucho más seguro con el uso de lentillas.

Aumenta la calidad de la visión. Gracias a su contenido acuoso son perfectamente adaptables y se consigue una agudeza visual total.

Seguridad. No hay problema si las lentillas se pierden o se rompen, si se usa las de diario siempre habrá de repuesto y en caso contrario se podrá adquirir nuevas sin ningún problema por su precio bajo.

Variedad. Hay una gran oferta en el mercado que permite elegir entre multitud de marcas y a un buen precio. También es posible encontrar una gama amplia de lentillas baratas y de buena calidad que se pueden no solo en ópticas tradicionales sino que también por internet.

Gracias a la diversidad del mercado es posible encontrar lentillas desechables diariamente, quincenalmente, mensualmente o incluso anualmente, para que se consiga adaptar a cada persona y tipo de ojo. 

Además de la distinta periodicidad antes mencionada, cada vez salen nuevos modelos de lentillas para solucionar cada vez más problemas de visión como la presbicia o vista cansada o también llamadas multifocales.

Cambio de imagen. Dejar de usar gafas y empezar a utilizar lentillas, puede suponer un cambio físico muy importante en la persona. Sentirse bien y ver con claridad sin gafas es toda una tranquilidad.

Salud ocular. Las lentes de contacto pueden evitar la aparición de infecciones y conseguir evitar cualquier tipo de alergia.

Las lentillas tienen muchos beneficios para el usuario  siempre que se usen de manera adecuada y con los cuidados requeridos. Su bajo precio y la gran variedad que hay en el mercado hacen que sean asequibles para cualquiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.