Entrevista a la dietista nutricionista Nerea Cenoz
Nutrición

¿Por qué vuelvo a coger siempre el mismo peso? Manual de prioridades

Consejos de la dietista nutricionista Nerea Cenoz (Pamplona, Navarra)

Bueno, este titular es un poco alarmista, no siempre se coge el peso que se ha adelgazado. De hecho, la mayoría de las veces en mi consulta de nutricionista, los pacientes mantienen lo que han perdido. Pero hay que tener en cuenta que hay factores que pueden facilitar o perjudicar a la hora de mantener el peso que se ha conseguido bajar.

1º Objetivos realistas

Empecemos por identificar qué queremos conseguir, proyectándonos también a si vamos a ser capaces de mantener esos resultados. Es muy importante ponernos metas realistas. Hay que tener en cuenta que el peso ideal de una persona se mueve en unos límites grandes, alrededor de 20 kg, y tampoco suele dar ningún problema de salud el quedarnos con un poquito de sobrepeso.

Otra idea muy buena, es hacer una dieta que llamo “en escalera”: quitar inicialmente unos quilos, luego poner mantenimiento durante unos meses o incluso un año, y después volver a bajar más peso. Lo que conseguimos es ir adaptándonos poco a poco a tener menos peso y acostumbrarnos a los nuevos hábitos nutricionales.

2º El tipo de dieta que se hace; no hay que hacer dietas estrictas

Por un lado, tenemos el tema psicológico: no hacer dietas estrictas favorece el mantenimiento; por el contrario ser muy restrictivo aumenta la ansiedad, el estrés y empeora el estado de ánimo, entre otras cosas.

Y por otro, el ritmo de bajada de peso tiene que ser entre medio y un kilo a la semana. No hay que tener prisa en adelgazar. Yo suelo hacer una pregunta en la primera consulta: “qué te parecería en dos años tener el peso que deseas y no volver a recuperarlo”. Sin excepción todo el mundo contesta que muy bien. Así que les digo, “entonces no tengas prisa y vamos a darnos tiempo”, y ahí todos echan la sonrisilla. Esto me ayuda cuando una semana no se dan los resultados deseados, les digo “oye, que nos queda año y medio”, y se relajan.

3º El mantenimiento

Hacer un buen mantenimiento después de una dieta de adelgazamiento es lo más importante. No se debería acabar el tratamiento con la bajada de peso, de hecho, esta es la parte más sencilla. Cuando acabamos la bajada de peso viene la parte más complicada, y no porque sea restrictiva (que no lo es en absoluto, pudiendo comer “de todo”), simplemente porque tiene que ser permanente. El acompañamiento del paciente cada cierto tiempo es fundamental para que los cambios se queden para siempre, y no bajemos la guardia ante los hábitos de antes, que son los que nos llevarían a nuestro estado anterior.

4º El ejercicio físico durante y después

Hacer ejercicio físico es imprescindible, y también es muy importante el tipo de ejercicio que hagamos. Ya está más que demostrado que los entrenamientos de fuerza nos hacen no perder masa muscular e incluso ganarla en función de cómo sea realizado, con lo que conlleva que el cuerpo sea más eficiente. Sin entrar en demasiados detalles, esto es debido a que el tejido muscular consume más energía que el tejido graso y no solo por las calorías perdidas en el momento concreto del entreno, como tendemos a pensar.

5º Dormir lo suficiente, ni más ni menos

Dormir entre 7 y 9 horas es fundamental, entre otras cosas, para bajar peso y mantenerlo. Existen dos hormonas implicadas en el sueño: la leptina y la grelina. A grandes rasgos, la leptina nos da la capacidad de saciarnos cuando debemos, y la grelina controla el apetito y el hambre, además de controlar las dos el metabolismo de las grasas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.