Detección genética del cáncer
Salud

Pruebas genéticas para la detección del cáncer

La detección temprana del cáncer resulta clave para asegurar una mayor tasa de supervivencia en los pacientes afectados por este terrible padecimiento que anualmente se cobra la vida de millones de personas en todo el mundo. En este sentido, las pruebas genéticas se convierten en una de las herramientas más adecuadas para luchar activamente contra esta enfermedad.

Unilabs, laboratorio clínico especializado líder en el mercado de estudios clínicos, pone a disposición de los usuarios el servicio de pruebas genéticas para la detección del cáncer. Este procedimiento novedoso permite conocer el nivel de riesgo que tiene una persona de padecer diferentes tipos de cáncer a través de la detección de variantes genéticas hereditarias.

¿Cuál es la importancia de las pruebas genéticas en la lucha contra el cáncer?

Las pruebas ofrecidas por la empresa Unilabs son de carácter predictivo. Permiten examinar las moléculas de ADN que contienen nuestra información genética, con el objetivo de buscar todas las mutaciones genéticas que puedan revelar propensión a desarrollar determinados tipos de cáncer hereditarios. Es decir, mutaciones genéticas de nuestra propia rama familiar.

Cualquier persona debería considerar realizarse esta prueba, al menos, en los supuestos siguientes:

  • Se tienen familiares directos (madre, padre, hermanos o hijos) enfermos de cáncer.
  • Cantidad considerable de familiares afectados por el mismo tipo de cáncer.
  • Sabe que existe una tendencia en su familia a desarrollar determinados tipos de cáncer, lo cual se relacionaría con una mutación genética.
  • Presencia de un familiar afectado con más de un tipo de cáncer.
  • Familiares que han padecido cáncer a temprana edad.
  • Familiares con casos de cáncer que resulte poco común, como el retinoblastoma, un tipo de cáncer ocular.
  • Uno o más familiares han completado una prueba genética y se ha confirmado la existencia de una mutación genética en su cadena de ADN.

Tal como se puede apreciar, se trata de una prueba fundamental para conocer el nivel de riesgo de desarrollar alguna versión de la enfermedad, pudiendo realizar todo el proceso preventivo y mantener el control de salud necesario para garantizar una detección temprana del episodio de cáncer, lo que aseguraría una tasa de supervivencia considerablemente mayor.

¿Cuáles son los beneficios de realizarse un estudio genético de cáncer?

El ADN humano funciona como un archivo con la capacidad de almacenar toda la información genética que sienta las bases para el funcionamiento del organismo. Nuestro ADN puede llegar a tener mutaciones, las cuales se traducen en enfermedades con la capacidad de poner en riesgo nuestra salud. Una de esas enfermedades es el cáncer.

Tras la realización de pruebas genéticas para la detección del cáncer, los médicos tienen la posibilidad de planificar estrategias de prevención y realizar recomendaciones de tratamiento que resulten efectivos y oportunos, además de realizar un seguimiento específico sobre cada caso en particular.

Finalmente, esta prueba puede entregar información que resulte fundamental para la decisión de tener hijos, por lo que es cada vez más habitual durante el proceso de planificación familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.