ventajas de compartir piso
Miscelánea

Cuáles son las ventajas de compartir piso

Compartir piso es una forma común de vivir en España y Europa, sobre todo entre personas jóvenes y solteras o que aún no tienen la responsabilidad de una familia.

Esta forma de convivencia es ventajosa por muchos motivos, aunque también puede tener algunas desventajas que deben considerarse, entre ellas, los inquilinos morosos. Dar con el inquilino ideal puede ser una lotería, pero para muchos es un riesgo que merece la pena.

Hoy te mostramos cuáles son las ventajas de compartir piso y algunas recomendaciones generales para que hacer que el proceso se desarrolle de manera simple, correcta y libre de inconvenientes.

Ahorro

¡Por supuesto, esta es la ventaja más importante! Compartir piso en Madrid implica que podremos ahorrar una buena cantidad de dinero ya que el precio del alquiler por metro cuadrado en la capital española es de los más altos del país.

Tanto para los propietarios de pisos amplios, como para aquellos que buscan vivir en la ciudad capital sin gastar demasiado, compartir piso resulta una solución atractiva y, en más de una ocasión, necesaria, sobre todo, al tomar en consideración que encontrar un piso individual es casi imposible, con listas de espera que suelen alcanzar los cientos de personas en algunas inmobiliarias.

Conoces nuevas personas

En algunas etapas de la vida es importante conocer nuevas personas y establecer relaciones de confianza que perduren con el paso del tiempo, siendo la convivencia una de las mejores formas de lograrlo.

No digamos que siempre encontraremos inquilinos que se convertirán en nuestros amigos, pero si hay buenas posibilidades de que eso ocurra, sobre todo si tenemos claridad sobre lo que buscamos y establecemos ciertos parámetros de selección y reglas claras.

conocer nuevas personas

Flexibilidad y movilidad

Con el escenario laboral actual, es muy difícil para algunos profesionales permanecer durante un largo plazo en una misma locación.

Usualmente, los contratos de alquiler de pisos en las grandes ciudades se establecen por periodos largos y médicos, profesores y otros profesionales prefieren vivir en un piso compartido que les ofrezca flexibilidad y la posibilidad de mudarse cuando sea necesario, en lugar de comprometerse con contratos de largo plazo.

Compartir gastos y comida

Si se establece una buena relación y se desarrolla amistad, es posible que quienes comparten piso terminen compartiendo también la rutina de alimentación y otros gastos de la propiedad, asumiendo que ambos tienen cierto responsabilidad sobre el mantenimiento de la calidad de vida del grupo.

Esto es ventajoso, sobre todo cuando alguno atraviesa momentos de dificultad económica, ya que puede acudir al compañero y conseguir ayuda inmediata.

Por supuesto, las ventajas anteriores no deben desviar la atención de los asuntos importantes, como la firma de un contrato de alquiler con reglas claras sobre las responsabilidades individuales del inquilino.

Esto sirve como protección para el propietario y evita que el inquilino incumpla con sus obligaciones. De hecho, antes de firmar el contrato, es una buena idea consultar un fichero de morosos y determinar si el potencial inquilino tiene un buen historial de pago, lo cual ofrece tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.