Demencia senil
Salud

Cómo detectar las primeras señales de demencia senil

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre un 5 % y un 8 % de la población mayor de 60 años sufre demencia en un determinado momento. La detección precoz es fundamental para retrasar la evolución de la enfermedad y hay toda una serie de síntomas de alerta que no se deben pasar por alto.

Saber como cuidar a una persona con demencia senil es una de las grandes preocupaciones de familiares y cuidadores, que muchas veces no saben de qué forma enfrentarse a la enfermedad. Sitios como El Rincón del cuidador sirven de apoyo. Algo imprescindible, si se tiene en cuenta que la medicina no ha conseguido aún encontrar una cura.

Detectar, por tanto, los primeros síntomas es fundamental. Cuanto antes se diagnostique la enfermedad, antes se podrán iniciar tratamientos destinados a suavizar los efectos de la demencia senil y frenar su avance.

Los primeros síntomas de la demencia senil

Esos primeros síntomas pueden pasarse por alto o no recibir la importancia que se merecen. En muchas ocasiones se consideran simples “despistes”. Sin embargo, conviene estar alerta porque no siempre son cosas de la edad. ¿Cuáles son esos síntomas?

  1. Pérdida de memoria: olvidarse de una información que se acaba de recibir, de fechas importantes, de cómo hacer operaciones sencillas o de dónde se han dejado las cosas es uno de los primeros síntomas. Si esos fallos de memoria se repiten con frecuencia es importante acudir al especialista.
  2. Desorientación: confundir tiempo y lugares, es otro síntoma habitual. A veces se manifiesta como una incapacidad de llegar a un lugar conocido o de olvidarse del día que es.
  3. Dificultades cognitivas: en un estadio algo más avanzado de la demencia senil pueden aparecer dificultades para leer, para diferenciar colores o incluso comprender imágenes. También pueden presentar déficit de atención.
  4. Dificultades en el habla: problemas para seguir una conversación cotidiana, olvidarse con frecuencia de lo que se iba a decir o confundir palabras tanto al hablar como al escribir son otros síntomas de alerta.
  5. Cambios de humor: en este aspecto, es importante vigilar trastornos o cambios de personalidad, facilidad para pasar de un estado de ánimo a otro, apatía inusual o irritabilidad excesiva, entre otros comportamientos que puedan considerarse “extraños”.
  6. Dificultades motoras: las persona que sufren los primeros síntomas de demencia senil pueden manifestar un cambio en la forma de caminar, temblores, debilidad muscular o problemas para realizar ciertos movimientos.
  7. Alteraciones del sueño: sobre todo, insomnio.

¿Cómo actuar ante los primeros síntomas de demencia senil?

Cuando una persona cercana manifiesta síntomas de demencia senil, es fundamental, ante todo, mantener la calma y acudir cuanto antes a un especialista. El apoyo familiar y también social son fundamentales. Buscar asesoramiento y apoyo ayudarán a los cuidadores a sobrellevar una situación a veces muy complicada.

Además de ello, es de vital importancia establecer rutinas claras que permitan a la persona que padece la demencia centrarse mejor en las tareas cotidianas. Y, por supuesto, es fundamental que el paciente mantenga la mente lo más activa posible, realizando ejercicios de memoria y atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.