Dolor de espalda
Salud

Dolor de espalda: principales causas y soluciones

Como indica la OMS, los trastornos musculoesqueléticos son uno de los grandes problemas de salud en nuestra sociedad, afectando a 1710 millones de personas en todo el mundo. Y entre ellos, el dolor lumbar es el más frecuente, con una prevalencia de 568 millones. En algunos casos se trata de dolencias crónicas o relacionadas con patologías complejas, pero en muchos otros se debe a hábitos poco saludables, a menudo consecuencia del ritmo de vida que llevamos. Por ello, en estas líneas te explicamos cuáles son las principales causas de este mal y cómo se le puede poner remedio.

Principales motivos que desencadenan el dolor de espalda

El estilo de vida que caracteriza a la sociedad del siglo XXI no ayuda a la hora de llevar una buena salud musculoesquelética. En un mundo en el que el trabajo se realiza cada vez más a menudo sentado frente a un ordenador durante horas, la espalda es una de las grandes víctimas: desde la zona lumbar hasta la cervical. Las conductas diarias que desencadenan estos trastornos son diversas:

  • Disposición de los elementos de trabajo de manera inapropiada, como la altura del monitor o del asiento.
  • Mobiliario de trabajo inadecuado. Sillas demasiado rígidas o sin reposabrazos.
  • Mala postura al sentarse. Deslizarse hacia el borde del asiento y, por tanto, no apoyar la espalda en el respaldo.

Otro gran causante de dolores e incluso de lesiones graves de espalda es el incorrecto levantamiento de cargas. Esto es habitual en el mundo de la logística y la construcción, por ejemplo. Cargar más peso del que podemos acarrear o hacerlo con la espalda encorvada es terreno abonado para estos problemas.

El sedentarismo es, indirectamente, otra causa que puede generar dolor de espalda. La falta de actividad física deriva en una debilitación general del sistema musculoesquelético, haciéndolo más sensible a dolencias por movimientos bruscos, sobrecargas o malas posturas. Además, una alimentación inadecuada puede contribuir también a un debilitamiento generalizado del organismo, haciendo más vulnerable esta parte del cuerpo.

Pero curiosamente, otra causa de las afecciones en la espalda es precisamente lo contrario: el exceso de actividad física. Por ejemplo, sesiones muy intensas en el gimnasio, rutas de ciclismo demasiado exigentes o caminatas con mochilas muy pesadas pueden estar detrás de este tipo de dolencias. Lo mismo puede ocurrir si hacemos una mala elección del equipamiento, como unas zapatillas de running con escasa amortiguación. También cabe mencionar la falta de un buen calentamiento en cada sesión como posible desencadenante de dolencias lumbares, especialmente en deportes en los que se realizan movimientos secos y violentos, como el golf.

Cómo poner remedio a estos dolores

Por suerte, muchos de estos problemas tienen solución. En el caso de los empleados que operan con grandes cargas, resulta clave la utilización de maquinaria y equipamiento adecuado. Por ejemplo, las palanquetas y grúas en los almacenes que aprovechan el efecto palanca para mover cargas pesadas minimizando el esfuerzo humano. O bien elevadores de obra eficientes, basados en sencillos sistemas de poleas.

En el caso de realizar actividades más sedentarias que impliquen muchas horas delante del ordenador, un buen primer paso puede ser hacer un estudio postural para adaptar adecuadamente el espacio de trabajo. También es importante estar atento y seguir algunos de los consejos sobre cómo prevenir el dolor de espalda, para evitar futuras dolencias más difíciles de resolver.

Y por lo que respecta a la actividad física, conviene practicarla, en la medida de las posibilidades de cada deportista, adaptando los esfuerzos a cada caso. Por ejemplo, un runner experto podrá permitirse unas zapatillas minimalistas con poca amortiguación, pues su cuerpo ya está acostumbrado a ese tipo de actividad de impacto. Pero un corredor principiante necesitará una amortiguación mejor para prevenir problemas. También ayudará la realización de actividades orientadas a fortalecer la espalda, como la natación.

En definitiva, conviene tomarse muy en serio los problemas relacionados con la espalda, pues sus efectos y consecuencias tienen una gran prevalencia en la sociedad actual. Por ello, es importante saber cuáles son sus principales causas y cómo ponerles remedio. Mantener una buena postura al estar de pie o al estar sentado, levantar objetos pesados adecuadamente o tener una vida saludable con una buena rutina de ejercicio diario, bastan para mantener un sistema musculoesquelético saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.