viata
Salud

Prevenir y tratar el colon irritable

Es uno de los problemas intestinales más habituales y molestos, pudiendo llegar a afectar el desarrollo normal de la vida.

Según algunos cálculos, hasta 1 de cada 5 personas puede llegar a padecer colon irritable. Una enfermedad que se caracteriza por dolores abdominales, cambios en el funcionamiento del intestino y sensación de vientre hinchado, entre otros síntomas. Se desconocen aún las causas que pueden hacer que este problema de salud se presente, aunque algunos apuntan a problemas de estrés, malas pautas de alimentación o intolerancias alimentarias para explicarlos.

Al igual que con otros problemas digestivos, prevenir la aparición de la enfermedad es la primera medida para que no se desarrolle. No se puede garantizar al 100% que los síntomas no aparezcan, pero no hacer nada es mucho peor.

La alimentación y el modo de comer

Seguir una dieta equilibrada puede contribuir a que el colon irritable no aparezca o se modere. Es recomendable reducir las grasas y apostar por alimentos ricos en fibra, a ser posible que tengan un alto contenido en proteínas también. La dieta mediterránea, rica en vegetales, puede ayudar a mejorar el funcionamiento del intestino.

No obstante, hay una serie de alimentos de origen vegetal que pueden provocar gases, como las verduras crucíferas (col, brócoli, coliflor, etc.) o las legumbres, con las que conviene tener cuidado especialmente si se siente alguna molestia. También debe evitarse en cierta medida el consumo de alcohol, especialmente de alta graduación.

En cuanto a la forma de comer, también puede ayudar a prevenir la aparición de colon irritable. Por ejemplo, es mejor hacerlo varias veces al día en cantidades más pequeñas que comer de forma abundante unas pocas. Masticar despacio y bien, tratando que entre el menor aire posible cuando nos llevamos los alimentos a la boca, es otra recomendación.

colon irritable

Hidratación y deporte

Mantener el cuerpo bien hidratado es fundamental cuando se padece colon irritable. Beber agua ayuda a aliviar la irritación del intestino, porque ayuda a que este digiera mejor los alimentos y reduce el estreñimiento. No es cuestión de excederse, sino de asegurarse de que se toma el agua suficiente para que el cuerpo pueda cumplir con sus funciones, especialmente la digestiva. La ingesta recomendada es al menos un litro y medio o dos cada día.

El sedentarismo es un problema que puede afectar a la movilidad del intestino. Por eso, también se recomienda practicar algún ejercicio de forma moderada y regular. Salir a pasear 30 minutos al día a menudo es suficiente, por lo que no es necesario apuntarse a un gimnasio o ejercitarse en exceso si no se desea.

Tratamiento para el colon irritable

En caso de que se padezca ya este síndrome, estas medidas pueden aliviar los síntomas, aunque no siempre es suficiente. En estos casos, se puede recurrir a productos como Kijimea Colon Irritable, disponible en viata.es, que ayudan a mejorar la flora intestinal y evita que el intestino se irrite, reduciendo el principal problema que caracteriza esta enfermedad. También ayuda con otros síntomas como la sensación de hinchazón, estreñimiento o diarrea, al facilitar el funcionamiento adecuado del intestino.

En cualquier caso, si se necesita recurrir a fármacos de forma habitual, lo mejor es consultar con un especialista. El médico podrá dar determinadas pautas para que el tratamiento funcione lo mejor posible, y los episodios de irritación u otros problemas relacionados se reduzcan al mínimo posible.

El colon irritable es un problema digestivo bastante molesto, que puede afectar al ritmo de vida habitual. No obstante, si se toman las medidas adecuadas, cuidando la alimentación y practicando ejercicio, se puede llegar a mejorar de forma muy significativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.